Infineon cierra en pérdidas, pronosticando un futuro difícil

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

La compañía asume, además, que deshacerse de Qimonda, un lastre para salir de la crisis, podría ser muy difícil.

Infineon acaba de presentar sus resultados financieros para el Q4, cifras muy negativas que llevan a la compañía a lanzar unas previsiones negativas para el bienio 2008-2009.
Así, la fabricante de chips acumula unas pérdidas de 763 millones de euros en el cuatro trimestre, lo que supone un alza de algo más de 500 millones de diferencia frente a las pérdidas del mismo período del año precedente.
Estos resultados negativos, sumados a la de los trimestres precedentes, dan un saldo negativo de 3.100 millones de euros para el presente año fiscal, según publica esta mañana la prensa económica. 
Estos malos resultados llevan a la cifra de negocio de la compañía a bajar en un 15 por ciento y a la compañía a mantener unas expectativas altamente negativas para la apertura de 2009, cuando prevén un descenso del 30 por ciento en los ingresos operativos del Q1 e incluso anuncian, en declaraciones que recoge Les Echos, la posibilidad de enfrentarse a “una falta de liquidez en una parte de sus actividades, que podría impedir el funcionamiento”.
La bajada de los precios de mercado de los chips y la mala situación de Qimonda son las claves que explican estos malos resultados, como apunta San Francisco Chronicle.
La dificultad para deshacerse de Qimonda podría, además, actuar como un acelerante de la crisis. Aunque Infineon baraja varias posibilidades y mantiene una política estricta para no impedir la venta de la empresa, la situación es muy complicada.
“No es tampoco seguro que las medidas tomadas por Qimonda, en especial la supresión de 3.000 empleos, le permitan responder”, explica la compañía en el diario económico francés. Por el momento, Infineon asume que le será difícil deshacerse de la asociada.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor