Innovar es la clave para la evolución del almacenamiento

Datos y Almacenamiento

En materia de almacenamiento, los niveles de adopción son más lentos que en cualquier otro sector de TI, por lo que la innovación es de vital importancia para mantenerse vivos.

NetApp, segundo fabricante mundial de soluciones de almacenamiento, es consciente que este segmento tecnológico no ha gozado durante los últimos años de los índices de adopción característicos de una industria que evoluciona a pasos agigantados. Sin embargo, esto no significa que se haya quedado anclado en el pasado, tal y como señalaba en un encuentro con los medios Javier Martínez, director técnico de NetApp Iberia: “En almacenamiento, los niveles de adopción son más lentos que en cualquier otro sector”. Tal vez, buena culpa de ello la tienen los propios datos que manejan las empresas, que no son fáciles de mover de unas infraestructuras a otras.

No obstante, el responsable técnico de la firma tiene claro que la innovación es de vital importancia. Lo ha sido y lo será siempre a la hora de almacenar la información. Es necesario desarrollar nuevas tecnologías, arquitecturas diferentes, reinventar lo existente… en definitiva, renovarse o morir.

La historia de NetApp ha estado marcada siempre por un alto grado de innovación. No en vano, ha estado a la vanguardia en arquitecturas y protocolos de almacenamiento como DAS (Direct Attached Storage), NAS (Network Attached Storage), SAN (Storage Area Network) y el Almacenamiento Unificado (SAN+NAS) que triunfa en las configuraciones actuales.

Javier Martínez, director técnico de NetApp Iberia
Javier Martínez, director técnico de NetApp Iberia

La adopción de los servicios de almacenamiento basado en la nube es el siguiente gran paso, pero no en el sentido extendido que tiene el cloud computing a día de hoy. “Es complicado encontrar una forma coherente de almacenar la información. Muchos servicios y aplicaciones se pueden mover de un sitio a otro rápidamente, pero los datos habitualmente se quedan siempre en el mismo sitio. 100 TBytes no son fáciles de mover”, recalca Martínez. Es justo en ese punto donde hay que buscar más eficiencia, con protocolos abiertos y ampliamente adoptados por la industria. Es el caso del Almacenamiento Definido por Software, donde la virtualización, la programación y los estándares abiertos llevan la voz cantante.

 

La tecnología Flash, ¿terminará reinando?

En otro orden de cosas, Martínez ha acercado la visión que tiene NetApp en materia de tecnologías para almacenar la información. Puede sonar a contradicción, pero en determinados momentos de la historia tecnológica reciente se han tomado decisiones que dan un paso atrás a la hora de innovar por un motivo económico: el ahorro de costes. Ocurrió, por ejemplo, con la expansión de la tecnología SATA –diseñada principalmente para el mercado de PC- hacia el segmento profesional. Gracias a este movimiento, el almacenamiento en cabinas experimentó una importante bajada de precios.

Algo similar también está sucediendo con determinados discos duros de última generación, como aquellos capaces de girar a 15.000 y 20.000 rpm. Debido a que al final la tecnología Flash terminaba siendo más eficiente e incluso económica, esas unidades han dejado de fabricarse con el paso del tiempo.

Martínez tiene claro que la tecnología Flash terminará imponiéndose en el mercado y será adoptada de forma masiva. Por ahora, tiene un gran peso en distintos niveles de almacenamiento como es el caso de la caché o los dispositivos primarios en los que se guardan los datos más utilizados por las empresas. Sin embargo, es cuestión de tiempo que las unidades Flash se establezcan en cualquiera de estos niveles. “Ya hay pequeños fabricantes que han apostado por la comercialización de cabinas en las que únicamente se han añadido unidades y tarjetas de memoria Flash”, explica.

Estas firmas, habitualmente startups, tienen la ventaja de diseñar sistemas que dejan atrás metodologías y protocolos que triunfaron en el almacenamiento en unidades tradicionales de disco pero que en cierta forma han quedado obsoletos. Se han centrado desde el minuto cero en las unidades de memoria Flash, por lo que la optimización es máxima. Los grandes fabricantes les siguen los pasos y están optando por dos alternativas: copiar o asimilar esas tecnologías íntegramente construidas con memoria Flash o directamente apostar por un crecimiento basado en adquisiciones. “En almacenamiento, al final todas las tecnologías terminan copiándose por el resto de fabricantes”, confirma el máximo responsable del área técnica de NetApp.

Recientemente tuvimos la oportunidad de entrevistar a Javier Martínez en un vídeo que reproducimos a continuación:

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor