Instagram provoca el caos al borrar millones de cuentas falsas y de spam

Cloud

Dicen que el camino al Infierno está empredrado de buenas intenciones y tal vez el propósito de la popular red social fotográfica era loable pero como decía el niño del vídeo “maemía la que has líao, pollito”. Y todo por depurar cuentas dedicadas al spam y a marcar como favoritas publicaciones de forma automática. La pega ha sido que miles de usuarios han visto como perdían gran cantidad de seguidores y votos, lo que ha desatado su enojo y las consiguientes protestas.

Dicho y hecho, Instagram anunció la semana pasada que procedería a efectuar un proceso de limpieza entre sus usuarios para eliminar cuentas falsas y aquellas dedicadas al spam y ha sido expeditiva. De hecho se estima que esta “limpieza” podría haber afectado nada menos que a diez millones de cuentas en Instagram que habrían sido eliminadas.

Además de afectar a los usuarios de las mismas también son otros millones de usuarios cuyas cuentas son “buenas” quienes han sufrido en sus carnes virtuales los efectos de esta situación. Algunos han elevado quejas ante Instagram por haber perdido hasta 100.000 seguidores en apenas unos días, y de hecho se ha organizado una campaña para dejar de seguir a la cuenta oficial de Instagram que por el momento se ha saldado con la pérdida del 30 % de sus seguidores.

El daño ha sido devastador en el caso de las 100 cuentas más populares de Instagram con cuantiosas pérdidas de seguidores y de los característicos corazones con los que se marcan las imágenes publicadas por los usuarios en esta red social a modo de termómetro de popularidad. Paradigmático ha sido el caso de la cuenta en Instagram de Justin Bieber, quien ha perdido casi el 15 % de sus seguidores tras la depuración.

Instagram ya había avisado que tras el proceso de revisión de aquellas cuentas que no cumplían los parámetros establecidos en las condiciones de uso podría experimentarse un descenso en el número de seguidores… como así ha sido, lo que lleva a reflexionar sobre el papel que juegan las cuentas destinadas a promoción, spam comercial y crecimiento artificial de la popularidad de cuentas personales, de empresas y celebridades. Una manipulación que probablemente sea acertado atajar.

También cabe destacar que esta medida ha podido afectar a las cuentas de algunos usuarios que en la búsqueda de una notoriedad o una visibilidad mayores incluyen un abultado número de hashtags en sus publicaciones, lo cual ciertamente les hace destacar pero también ser detectados por spambots y cuentas falsas, que en gran medida terminan constituyendo una nutrida base de seguidores… pero seguidores falsos.

Hay que concluir mencionando que no todos los usuarios de Instagram se han mostrado irritados con esta política de la red social sino que, al contrario, han agradecido la eliminación de ese “ruido de fondo” que en realidad contribuye a desvirtuar el auténtico objetivo de esta plataforma: la difusión de contenidos entre aficionados a la fotografía, eliminando las distorsiones provocadas por estas cuentas detrás de las que no hay nadie real que aprecie sinceramente el contenido que se comparte en Internet. Es posible que no sean tan numerosos y/o no hagan tanto ruido pero también son reseñables las cuentas cuyos usuarios han agradecido a Instagram la aplicación de esta medida.

vINQulo

Business Insider

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor