Intel exhibe las tecnologías que están cambiando la forma de trabajar

EmpresasMovilidad

Movilidad, redes sociales empresariales, BYOD y pago por móvil han sido los principales protagonistas de la jornada In touch with the future, organizada por Intel con el objetivo de mostrar a usuarios profesionales las tecnologías que están cambiando la forma de trabajar.

“Los negocios deben ir a la velocidad de la vida”. Esa es la principal conclusión que se han llevado a sus empresas las casi 200 personas que han acudido a una cita en la que Intel les proponía hablar de futuro y también tocar los dispositivos que les ayudarán a mejorar su productividad. Este mensaje ha sido recurrente a lo largo de las seis ponencias que han tenido lugar en la jornada In touch with the future, celebrada en la mañana del 3 de octubre en los cines Kinepolis, de Madrid, aunque lo ha verbalizado Rick Echevarria, vicepresidente de Intel Corporation Architecture y director general de la división Business Client Platform, en la primera de ellas.

byodEn un español en el que se mezclaban eses y zetas, eles y erres, y cargadito de giros en inglés, debido a su origen puertoriqueño, Echevarria ha explicado que la imparable tendencia de que los empleados lleven sus dispositivos personales a la oficina, conocida como BYOD (bring your own device o trae tu propio equipo), está cambiando la experiencia en el trabajo, al tiempo que crea mucha presión en los departamentos de TI de las compañías. “El gap entre los departamentos de TI y los usuarios está en el centro de todas nuestras conversaciones con los clientes”, ha comentado. Una brecha que, en su opinión, se cerrará uniendo a unos y a otros a través de los mejores dispositivos y sin importar que sean tabletas, 2 en 1 (portátiles que se convierten en tabletas), Ultrabooks o All in One. “Hay que encontrar el dispositivo que responda a cada necesidad”, ha subrayado, y que, al mismo tiempo, haga posible lo que las compañías les exigen, es decir, equipos que soporten la multitarea, el trabajo colaborativo, la rápida localización de máquinas y personas, la actualización de datos, y todo ello sin olvidar mantener la seguridad de toda la información almacenada.

Lo último en innovación

Teniendo esos requerimientos en mente, Intel ha presentado hace unas semanas, con ocasión del IDF, tres soluciones diseñadas para empresas, que unen a sus demandas habituales (gestión, rendimiento y seguridad) el coste total de propiedad. Se trata de los procesadores Atom™ Serie Z3000, los discos de estado sólido SSD Pro Series 1500 y la 4ª generación de los procesadores Intel© Core™ vPro. En cuanto a los primeros, Echevarria ha presumido de que “en menos de un año” han conseguido un procesador que dobla en rendimiento a su antecesor, dentro de una plataforma de 64 bits flexible y que brinda mayor productividad sin mermar la batería.

Si por algo destacan los nuevos discos SSD es por su cifrado rápido. Echevarría ha comentado que con ellos se ahorran miles de horas de trabajo. Y es que si hace unos años se tardaba 7 horas en cifrar y descifrar discos, ahora esa tarea lleva 30 minutos y con la nueva tecnología de Intel se reducirá incluso a tres. Además, los nuevos discos SSD destacan por “su capacidad de gestión y por facilitar una plataforma flexible y escalable”.

Por último, la tecnología vPro, que ya está presente en 120 millones de equipos, ahora en el “primer procesador Core diseñado para la movilidad”, mejora su rendimiento, pero también la productividad, facilitando, entre otras cosas, el diseño de VPN sin contraseñas gracias a la introducción de la tecnología IPT con PKI en la plataforma; o la conexión inalámbrica  a proyectores o monitores, mediante la tecnología Intel Pro Wireless Display.

Las mejoras de Windows 8.1

La estrategia de Microsoft no difiere mucho de la de Intel. Como ha remarcado Fernando Calvo, director de la división de Windows, “la realidad es que queremos comunicarnos desde cualquier lugar con los dispositivos que nos brinda nuestra compañía, pero también con los nuestros”. Por eso, aconseja analizar todas las ventajas que supone el BYOD: “Los empleados estarán más contentos, serán más productivos, tendrán más flexibilidad…”. Y, además, es una tendencia imparable, como demuestran dos cifras que ha facilitado: el 29% de los trabajadores de todo el mundo ya opera desde varios dispositivos y diferentes lugares; y el 62% de las empresas ya tiene o está estudiando políticas de BYOD para aplicarlas en su seno.

¿Y qué están haciendo desde Microsoft para facilitar este cambio de paradigma? Calvo ha contestado que “brindar a los usuarios dispositivos que cumplan con sus necesidades, sin importar que sean 2 en 1, Ultrabooks o smartphones”. Eso sí, la solución que potencia esa realidad tiene nombre propio: Windows 8.1, que se lanzará próximamente y que ya es posible descargar en fase de prueba.

Windows 8 1Con la actualización de su último sistema operativo, Microsoft  ha establecido cinco prioridades para ayudar a las empresas. La primera es ofrecer los mejores dispositivos en cuanto a usabilidad, sean o no táctiles. Calvo cuantifica en 3.200 los homologados, que, además de mejor rendimiento, no menguan la duración de la batería. El segundo foco de atención son las aplicaciones, que pueden ayudar a las empresas en su día a día. En este ámbito, un partner de Microsoft, Ilitia, mostró aplicaciones hechas a medida para entornos de urgencias hospitalarias, talleres mecánicos o colegios, que acaban con los papeles y utilizan una tableta para introducir toda la información necesaria en sus bases de datos.

La seguridad es su tercera prioridad. En concreto, Calvo ha señalado tres áreas clave: la resistencia al malware, la protección de los datos corporativos y un control de acceso moderno, que haga innecesaria la introducción de contraseñas y que permita el login directo del usuario, por ejemplo, a través de las smartcards antes mencionadas. Es un apartado que va unido al de la movilidad, puesto que, como ha enfatizado Calvo, “la información pertenece al usuario y no al equipo”, y soluciones como Windows To Go o  plataformas como SkyDrive y SharePoint lo posibilitan. La última prioridad es potenciar BYOD, es decir, dar la opción a las empresas de que sus empleados consulten el correo desde cualquier lugar, pero también, si así lo desean, de que puedan ejercer un control total mediante sus dispositivos personales.

La ponencia de Calvo ha acabado con una advertencia. “Ojito, ojito, con los que tenéis Windows XP. El 8 de abril es el fin de su vida”. Desde entonces, no más software, parches de seguridad o soporte, pudiendo quedar expuesta la seguridad y productividad de las compañías, y la de sus clientes.

Ejemplos reales

El tercer ponente de la mañana, Manuel Machado, director de Estrategia Emerging Technologies de la consultora Deloitte, ha refrendado con una presentación profusa en datos  lo expuesto hasta el momento: “La adopción de tecnología móvil no es una tendencia, es un hecho”.  Las cifras que ha ido aportando así lo corroboran: casi 7.000 millones de  tarjetas SIM activas en 2012, y que posiblemente llegarán a los 10.000 millones en 2013; un aumento cuatro veces superior de  usuarios de móviles que de nacimientos en el mundo; entre los 56.000 y los 82.000 millones de aplicaciones descargadas durante este año… Y todo ello,  ha recordado, en un entorno en el que es común el uso de varios dispositivos, con un 80% de los usuarios de smartphones que también declara tener un tablet o un 91% que también posee un portátil.

En opinión de Machado, la movilidad está impactando en todo tipo de negocios, aunque ha destacado sobre todo tres en los que va a resultar estratégica: el sector de la salud, el de la distribución y el financiero. Además, se ha atrevido a dar tres ejemplos concretos de la adopción de la tecnología móvil: “pagos por móvil, smart cities y optimización de la fuerza de trabajo móvil”.

MovilidadAunque el pago por móvil dispone de múltiples alternativas, desde los pagos persona a persona hasta los virtuales (PayPal, entre otros), Machado cree que el punto de inflexión va a ser la tecnología NFC, “porque facilita los pagos seguros a través de una experiencia de usuario muy agradable; sin pins y totalmente securizado”. Pese a que la tecnología que permitirá el fin del dinero en efectivo ya está ahí, el problema reside en la complejidad del ecosistema, con múltiples jugadores (operadoras, bancos, fabricantes de sistemas de pago, tiendas…) que quieren repartirse la tarta que representa el 0,05% de todas las transacciones.

En cuanto a las smart cities, ha puesto algunos ejemplos de cómo la tecnología da eficiencia a la prestación de servicios en las ciudades. Ha empezado hablando de la recogida inteligente de los cubos de basura, con la implantación de sensores biométricos que indiquen el momento en el que están llenos, y ha seguido con el control de la intensidad lumínica de las distintas zonas según se detecte movimiento. También ha señalado su aplicación para la mejora del aparcamiento, pues a través del móvil los usuarios pueden localizar aquellos parkings que están libres y pueden pagarlos desde el mismo dispositivo.

Finalmente, al tratar el tema de la optimización de la fuerza de trabajo, ha insistido en que es la clave para diferenciarse de la competencia. Así, dos tecnologías móviles, como la monitorización remota y la optimización de servicios in situ, son vitales. Y lo ha ejemplificado con la llegada de Tesco a Corea. Este distribuidor llevó la tienda al cliente al empapelar la ciudad de Seúl con las fotografías de sus productos. Los clientes  solo tenían que apuntar la cámara de su móvil al código Bidi que incluía cada una para comprar mientras regresaban a casa  tras el trabajo.

Continúa en Página 2

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor