Intel explica el retraso de algunos de sus Penryn

ComponentesWorkspace

Aunque teóricamente el próximo 20 de enero deberíamos tener con nosotros una nueva serie de microprocesadores de Intel, varios modelos se han tenido que retrasar a fecha no definida. El problema afecta al rendimiento de las cachés L2 y L3.

El problema surgió tras varias pruebas en sus laboratorios, en las cuales comprobaron cómo al analizar el comportamiento de estas cachés en micros funcionando a altas frecuencias de reloj se iba degradando. “Esto no es aceptable para nuestros clientes a largo plazo. Es un factor decisivo para detener el lanzamiento”.

Aunque ha habido cierta polémica respecto a la veracidad o no del problema, lo que está claro es que las soluciones aportadas por Intel en sus últimas revisiones de sus BIOS no resuelven el problema, que afecta a los Intel Core 2 Quad Q9300, Q9450 y Q9550.

Los Xeon y los Extreme no están afectados porque utilizan un stepping distinto, y no hay fechas concretas de salida de los nuevos modelos, aunque algunos apuntan a que se producirá durante el mes de febrero.

vINQulos

DailyTech

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor