Intel planta cara a Bruselas

Empresas

La compañía ha presentado un recurso de apelación contra la sanción de 1.060 millones de euros que le impuso la Comisión Europea, la más alta de la historia.

El fabricante de chips ha recurrido ante el Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo la multa antimonopolio de 1.060 millones de euros que le impuso la Comisión Europea.
“Creemos que la Comisión malinterpretó algunas pruebas e ignoró otras”, explica el portavoz de Intel, Roberto Manetta.

El Ejecutivo de la Unión Europea impuso la multa de 1.060 millones de euros a Intel, la más elevada de la historia, por infringir las leyes de competencia de la Unión y abusar de su posición de dominio, según Reuters.
La sanción se basa en las supuestas prácticas de anticompetencia ilegales que buscan excluir del mercado  otras compañías para potenciar sus propios chips, según la Comisión.

El fallo, que tuvo lugar tras ocho años de investigación, representa el 4,15% de la facturación de la compañía en 2008. Los analistas consideran que esta sentencia puede sentar precedente y servir de acicate a los reguladores estadounidenses para que adopten acciones legales contra Intel.
Hasta el momento, el fabricante de chips está siendo investigado por la Comisión Federal y la oficina del fiscal general de Nueva York.
Más información en The Inquirer

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor