Intel y una apuesta decisiva para ampliar su negocio

Empresas

La compra de Wind River supone un paso clave en la estrategia de la empresa para diversificar sus operaciones.

El desembolso de 884 millones de dólares (unos 620 millones de euros) para hacerse con Wind River Systems supone la mayor compra en casi una década para Intel Corp. La adquisición constituye un nuevo paso del principal fabricante mundial de chips en la diversificación de sus negocios.

El desarrollo del sistema operativo para móviles Moblin y la producción de chips Atom para netbooks y dispositivos móviles han sido algunas de las medidas más recientes de Intel en este sentido. La adquisición de Wind River, una empresa de software que desarrolló aplicaciones utilizadas por la NASA, líneas aéreas, empresas automovilísticas y estudios de cine, permitirá que la compañía refuerce su participación en el sector de las comunicaciones móviles.

El analista de FBR Capital Markets & Co., Craig Berger, comentó a AP que, “si Intel ha decidido diversificar su negocio más allá de los semiconductores, podríamos esperar nuevas adquisiciones de compañías de software o servicios relacionados en los próximos años”.

Estos movimientos de Intel parecen seguir la tendencia impuesta por Apple para centrarse en la producción unificada de hardware y software. La compra de Wind River demuestra, de acuerdo a BusinessWeek, que la apuesta del fabricante de chips al respecto es muy firme.

Los analistas coinciden en que la adquisición de Wind River modificará la estructura del mercado, aunque aún no se sabe de qué forma. The New York Times destaca que el 70% del software desarrollado por Wind River trabaja con chips producidos por otras compañías y no por Intel. Wind River incluso había anunciado que trabajará para adaptar el sistema operativo Android de Google a los chips Snapdragon de Qualcomm, uno de los principales rivales de Intel.

Como si fuera poco, varios especialistas creen que otras empresas, como IBM o ARM, podrían realizar sus propias ofertas para hacerse con Wind River y romper el acuerdo conseguido por Intel. Las próximas semanas, pues, serán claves para el futuro del mercado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor