Internet cambia la industria de la moda

Empresas

La red sirve para que nuevos diseñadores den a conocer su trabajo en un mercado que hasta el momento era más bien cerrado.

En 2008, el sector de la moda facturó 5.272,3 millones de euros, estaba compuesto por 3.745 empresas y generaba 121.945 personas. Son datos del informe Moda de España, publicado por el portal especializado en este sector del ICEX. Carrie Bradshaw, un icono de la moda mundial, lleva camisas de Zara. Desigual abre tienda en París. El grupo Puig se lanza a la conquista de Rusia abriendo una filial en el país eslavo.

La moda española, uno de los sectores más potentes de la economía del país, era hasta ahora cosa de grandes nombres. Era. Porque las nuevas tecnologías han dado una oportunidad a distribuidores más pequeños. No llegarán a establecerse en Moscú, pero empiezan a sonar en foros, blogs y en sus tiendas online.

La economía del long tail ha llegado a la industria de los grandes y se ha puesto de moda.

“Ahora todos los diseñadores que empiezan, empresas, estudiantes y otros profesionales de moda, tienen un escaparate muy definido en internet, antes era un mundo cerrado, de muy difícil entrada”, explica Marisa Santamaría, directora de comunicación del Istituto Europeo di Design y experta en tendencias internacionales.

“Para ser exactos la red no ha impactado sobre nuestro negocio sino que ha hecho posible que El Armario de Lulú naciese y se desarrollase“, reconoce por su parte Soraya Pla, de El Armario de Lulú, marca de complementos encantadoramente retro que llegan a sus consumidores vía ecommerce y vía la newsletter que reciben religiosamente cada vez que una nueva colección llega al mercado. “Nuestro modelo de negocio no habría sido posible sin el apoyo de las nuevas tecnologías, forman parte de la piedra angular de nuestra marca”, asegura.

Muchas de las marcas que hoy pueblan las estilosas tiendas de las zonas cool de las grandes ciudades arrancaron en la red. Y siguen teniendo en la red su mercado número uno, o el más accesible. Sucede con El Armario de Lulú, pero también por ejemplo con cualquiera de esas marcas que las fashionistas bien informadas conocen y para la que no hay que peregrinar al cool Triball madrileño para encontrarlas. Basta con teclear sus nombres en Google.

Nuevas formas de comunicación

Internet ha puesto en la lucha por el mercado a jóvenes diseñadores, a alternativos y ha abierto la puerta a que prácticamente todos encuentren las tendencias que más le convienen. Y si la red ha sido la que ha revolucionado el mercado, lo mismo ha sucedido con su comunicación. Y en la nueva biblia de la moda, blogger es una palabra muy importante.

“Hay más información, fórmulas para darse a conocer y crear opinión, también vender y crear marca, toda una gama deposibilidades sin apenas coste, es una gran oportunidad”, explica Marisa Santamaría hablando de diseñadores emergentes y la red. “Además los resultados son medibles, se sabe cuántas personas ven la información, opinan y se mueven por la web o el blog”.
“Somos una marca que nació en internet, consciente de lo que le debemos a la red y convencidos de que la influencia de las nuevas tecnologías va a ir cada día a más”, explica Soraya Pla. Apostamos totalmente por el mundo virtual como medio de comunicación y gestión tanto de compras como de ventas”, subraya.

La red podría estar cambiando una industria con mucho futuro y abriendo nuevas oportunidades de negocio y nuevos nichos. Una buena noticia, sobre todo si se tiene en cuenta que el sector cuenta con buena salud y que los nuevos mercados no son más que nuevas patas para reforzar la mesa. En abril, y por tercer mes consecutivo, el sector de la moda creció en facturación por encima del 14%, según estadísticas del INE.
Especial Industria de la Moda. Más información sobre el impacto de las bloggers en el siguiente reportaje.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor