Internet, un nuevo hábito para las monjas de clausura

Cloud

Las monjas de clausura de un convento de Sicilia han decidido que su voto de silencio las impide hablar con vecinos o llamar por teléfono a viejos amigos, pero no intercambiar correos electrónicos.

Las doce hermanas de la orden cisterciense del Santo Spirito han abierto una página web y responden con alegría a aquellos que tienen curiosidad por saber cómo se siente estando todo el día en silencio.

Las hermanas del convento de Agrigento en Sicilia, no dan a basto para atender a los múltiples correos electrónicos que les llegan a “santospiritoag.com”, dice la hermana Maria, en una entrevista telefónica realizada por The Guardian. Las monjas aspirantes pueden recibir consejos de las novicias del Santo Spirito, para conocer así en detalle lo que pueden esperar de su futura vida, explica Maria.

“También quisimos abrir esta página para que la gente nos pidiera por correo electrónico las oraciones que necesitaban que rezásemos por ellos desde aquí, así como para mostrar el mundo la misión que nos ocupa”, aseguró. “Esperamos demostrar que también Internet puede ser utilizado para hacer el bien”.

Internet es muy criticada por padres y jefes. Sin embargo, no parece interferir en la rutina diaria de estas monjas, que comienzan el día a las cuatro y media de la mañana. “No hemos puesto tiempo límite para el uso de Internet a nuestras hermanas, aunque sí recomendamos usarlo con discreción”, dice Maria.

Las monjas mantienen ahora contacto regular con otras cistercienses de Estados Unidos y Francia a través de correo electrónico, dice Maria, y el sitio incluye un buzón desde el que los usuarios pueden solicitar una habitación de invitados en el convento.

Más aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor