iPod, sexo y cintas de vídeo

ComponentesWorkspace

Hace algún tiempo que flotaba el rumor de que el iPod era una excusa perfecta para entablar conversaciones con el sexo opuesto. El tema iba de la siguiente manera: chico A con iPod se acerca a chica B con iPod y le dice “oye, perdona chica B, pero tengo curiosidad de saber lo que escuchas.

Hace algún tiempo que flotaba el rumor de que el iPod era una excusa perfecta para entablar conversaciones con el sexo opuesto. El tema iba de la siguiente manera: chico A con iPod se acerca a chica B con iPod y le dice “oye, perdona chica B, pero tengo curiosidad de saber lo que escuchas. ¿Te apetece que intercambiemos los auriculares?”. Como es normal, la chica B sabe perfectamente que lo que en realidad quiere decir el chico A es “oye, tengo curiosidad por el tamaño de tu iPod. ¿Te apetece que meta mi clavija en tu minijack?”, (aunque todos sabemos que lo que realmente piensa el chico A es “Pero mira que t_____________________sta la garganta”) pero aún así, la chica B se apiada del chico A, desconecta el auricular de su iPod y lo introduce en el otro mientras que él hace lo propio con el suyo.

[Sigue leyendo pulsando en continued…]

En ese momento, pueden ocurrir varias cosas. Una, la chica descubre que el chico A está escuchando a Enrique y Ana, momento en el que desconecta sus auriculares, le da una patada en los huevos y sale corriendo dejándole tirado en el suelo y llorando lágrimas como puños. La segundo posibilidad: sin escuchar nada, la chica le da directamente una patada en salva sea la parte y sale corriendo dejándole tirado en el suelo y llorando lágrimas como puños, después de haberle sustraído su iPod video de 60 GBytes totalmente nuevecito. Y la tercera, y menos probable de las tres, él descubre que ella está escuchando Fly Me Away de Goldfrapp, mientras que ella descubre que él está dándose a la vorágine disco con Love Machine de Wham!, surge el amor, le pide matrimonio, se casan y viven felices en una casa con una bola de espejos motorizada colgada en el salón. Esa es la teoría del pod jacking, pero la práctica no se sabe si es cierta o sólo una leyenda urbana más.

Por fortuna, la aparición del iPod vídeo ha dado una vuelta de tuerca al concepto con sitios web como Pod Dater, una página diseñada para que los solteros de medio mundo pongan sus mensajes de vídeo en formato iPod (320 x 240 pixel comprimidos con MPEG-4 H.264) y así cualquier se pueda llevar al metro o al autobús una pila de posibles candidatos para reírse de ellos sin piedad para posteriores citas a ciegas.

iPod: A Way to Meet Other Singles? [BusinessWeek online]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor