IPV6, la pasarela hacia el futuro de Internet

CloudEmpresasNavegadoresProyectosRedesSoftwareWorkspace
0 0 1 comentario

Gonzalo Salsas, director general de NTTEO en España, nos habla sobre las limitaciones de IPv4 y la importancia de comenzar a dar el siguiente paso: El despliegue de la sexta versión del Protocolo de Internet.

Según los datos de la consultora TeleGeography, que realiza investigaciones periódicas analizando el ancho de banda disponible, el tráfico en Internet creció el pasado año un 64 por ciento a escala global.

Esta tendencia es consecuencia directa del elevado número de internautas (cerca de 1.200 millones en el mundo), del abaratamiento de líneas de acceso ADSL y de la mayor disponibilidad de terminales móviles con tecnología de banda ancha.

Hasta no hace mucho, la mayoría de usuarios contaba normalmente con un único equipo para acceder a la Red, pero en la actualidad el internauta medio se conecta mediante cuatro o cinco dispositivos -PC del trabajo, de casa, portátil, PDA, teléfono móvil… – que técnicamente necesitan tener asignada una dirección IP.

Por contra, esta tendencia contrasta radicalmente con el número de direcciones IP disponibles, que desde hace unos años se está reduciendo hasta cifras preocupantes.

Déficit de direcciones IP

En este sentido, se prevé que el número de direcciones permitidas por el actual protocolo de Internet IPv4 llegue a su máxima capacidad entre 2010 y 2012. Esto significa que se empieza a restringir el crecimiento de la Red, especialmente en países densamente poblados como China o India.

ntteo_gonzalo_salsas.jpg

En términos prácticos, el número total de direcciones IP que admite IPv4 asciende a 4.000 millones de nodos de red, y se estima que están ocupados más de dos tercios del total.

Para solucionar esta problemática, el nuevo estándar IPv6 -que ya lleva tiempo desarrollándose e implementándose- sustituirá a la versión 4, ya que la capacidad de IPv6 asciende a 340 sextillones (340 x 1036) de direcciones.

Así, mientras IPv4 utiliza direcciones de 32 bits, IPv6 se basa en los 128 bits, suficiente para otorgar millones de direcciones IP a cada persona del planeta e incluir cualquier dispositivo electrónico del mundo, ahora y en el futuro.

Mejoras adicionales

Pero IPv6 cuenta además con otras mejoras importantes, como el concepto de propagación de prefijos, simplificando considerablemente la re-numeración de redes de forma íntegra cuando se cambia de ISP (Proveedor de Servicios de Internet).

Igualmente, IPv6 proporciona un soporte más flexible para los dispositivos portátiles (laptops, PDAs, teléfonos móviles, netbooks, sistemas GPS, etc.), permitiendo una reconfiguración de direcciones automática y transparente mientras el dispositivo está en uso.

La mayor seguridad en las comunicaciones es otra de sus ventajas, además de optimizar la calidad de servicio, de forma que las aplicaciones de mayor relevancia como el video o la Voz sobre IP (VoIP) adquieren prioridad sobre otras menos críticas.

Aunque actualmente nos encontramos en un período de transición en el que coexisten ambos protocolos, el problema es que esta adaptación sólo ha sido efectuada por unas cuantas operadoras.

Y a pesar de que los usuarios finales muestran cada día mayor interés por dar el salto al nuevo protocolo, una gran mayoría de empresas y Administraciones aún no lo han puesto en práctica.

Autor: DRosolen
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor