La ITC prohibe importar móviles con tecnología 3G de Qualcomm

Empresas

Esta decisión de prohibir la importación de modelos con tecnología 3G de
Qualcomm podría tener un fuerte impacto sobre algunos operadores y fabricantes
de teléfonos móviles.

La Comisión del Comercio Internacional
estadounidense -ITC, en sus siglas inglesas- prohibió ayer importar más
teléfonos móviles con tecnología 3G de
Qualcomm
, puesto que la compañía está acusada por haber infringido una
patente de Broadcom.

Esta decisión podría dañar gravemente la actividad de algunas marcas y
operadoras de telefonía móvil que han apostado por integrar en sus últimos
modelos los chipsets de Qualcomm.

En lo que parece ser un esfuerzo por minimizar el daño que esta medida pueda
tener sobre la industria de telefonía móvil, el organismo regulador americano ha
decidido aplicarla sólo en los nuevos modelos que todavía no han sido
comercializados en los Estados Unidos. Por ello, esta restricción no se aplicará
a los dispositivos que han sido importados para la venta al público antes del
ayer jueves, cuando se tomó la decisión, tal y como ha informado
News.com.

Por su parte, Paul Jacobs, CEO de Qualcomm, señaló tras conocer la decisión
que estaba ?extremadamente decepcionado? con la medida de la comisión. ?Creemos
que la comisión ha sobrepasado sus límites?, aseguró. ?Eximen de restricciones a
los modelos existentes, pero la prohibición excluye a los futuros modelos. Y
esto no tiene que ver con proteger el interés público ni la seguridad.?

Además, los ejecutivos de Qualcomm aseguraron que esto tendría un pequeño
impacto en la economía de la compañía a corto plazo. Sin embargo, los analistas
están de acuerdo en que, a largo plazo, una prohibición de este tipo podría
tener un impacto sustancial no sólo para su empresa, sino también para los
fabricantes de móviles como Motorola
y Samsung, así como para operadores
como AT&T,
Sprint Nextel y
Verizon Wireless.

?Es una cuestión importante tanto para los fabricantes como para los
proveedores?, aseguró Charles Golvin, un analista de
Forrester Research. ?Los proveedores
cuentan con vender estos dispositivos 3G para fomentar el envío de datos. El
hecho de no poder vender nuevos teléfonos móviles será problemático para su
crecimiento, especialmente ahora que todo el mundo intenta conseguir algo nuevo
para competir con el iPhone?.

Qualcomm es el fabricante de semiconductores dominante en el mercado con
respecto a las dos nuevas generaciones de tecnología, EV-DO y WCDMA, que están
siendo utilizadas hoy en día por tres de las cuatro operadoras más grandes de
Estados Unidos para construir la nueva generación de redes wireless de alta
velocidad.

Así, Verizon Wireless y Sprint Nextel emplean la tecnología EV-DO, mientras
que AT&T está construyendo su propia red 3G utilizando la tecnología WCDMA.

Una patente infringida

El último año, un juez de ITC dictaminó que los chips de Qualcomm infringían
una patente de Broadcom. Dicha patente permitía a los móviles conservar su
batería cuando están buscando señal de una de esas redes de nueva generación.

Según la prohibición, los fabricantes y operadoras no tendrán permiso para
importar ningún futuro modelo de teléfono con esta tecnología. Esta norma
afectará especialmente a las grandes operadoras, que durante los últimos años
han gastado millones de dólares desarrollando sus redes de tercera generación.
Ahora que ya han extendido la banda ancha sin hilos, los distribuidores
necesitan suscriptores que cambien sus dispositivos por las nuevas versiones 3G.
Sólo a través de esos nuevos teléfonos con tecnología 3G los suscriptores podrán
gastar su dinero en nuevos servicios de datos, así como en descargas de música o
servicios de vídeo.

Verizon Wireless y Sprint podrían sufrir particularmente los mayores daños,
ya que ambas ansían encontrar nuevos dispositivos de tercera generación con los
que competir con el crecimiento de Appel con el iPhone, que, según está
programado, será lanzado en la red de AT&T a finales de este mes. Además, el
iPhone no se verá afectado por la prohibición porque utiliza una red más lenta
de 2.5G de AT&T. Por lo tanto, si Verizon y Sprint no pueden hacerse con
otros modelos de móvil, será muy difícil competir.

Mientras, Nancy Stark, portavoz de Verizon Wireless, criticó la decisión del
ITC. ?Es una muy mala decisión para la industria y para los millones y millones
de consumidores de tecnología sin hilos que dependen de las comunicaciones de
este tipo?, dijo. ?Es realmente una forma de congelar la innovación, o podría
serlo?.

La prohibición también podría tener efectos devastadores sobre los
fabricantes, en concreto sobre
Motorola, que hace poco anunció
nuevos móviles especialmente diseñados para las redes 3G. Mientras la ITC
todavía no ha aclarado qué considera como ?nuevo modelo?, la decisión final
podría suponer que las nuevas versiones de Motorola con capacidad 3G de su gama
Razr y Moto Q se verían afectadas, modelos que tenían prevista su
comercialización en el mercado estadounidense para finales de este año. No
obstante, el fabricante ha asegurado que ya ha estado trabajando en otros
caminos para que esta medida no afecte sus negocios.

?La decisión de la ITC no tendrá un impacto sobre nuestras ventas actuales.
Además, queremos recalcar que no vamos a anticipar ningún problema de suministro
para nuestro dispositivo CDMA EV-DO en el segundo trimestre. Como ya hemos dicho
previamente, esta es una disputa entre Broadcom y Qualcomm. Esperamos que las
dos compañías actúen en pro de los intereses de los consumidores y de la
industria para resolver esta cuestión lo más rápidamente posible?, ha explicado
Jennifer Erickson, portavoz de Motorola.

Al mismo tiempo, esta cuestión podría afectar a otros fabricantes
como Samsung o
LG, que también confían en los chips de
Qualcomm para muchos de sus dispositivos 3G.

?Nuestros teléfonos actuales no se verán afectados, y hemos estado
trabajando activamente con nuestros proveedores y consumidores para asegurar que
tendremos un continuo e ininterrumpido suministro de futuros modelos de nuestros
teléfonos móviles?, ha declarado Kim Titus, portavoz de Samsung.

No obstante, Qualcomm cree que es improbable que la prohibición llegue a ser
efectiva. Así, Lou Lupin, consejero general del fabricante, dijo que planeaba
pedir al presidente Bush que vete la orden. Al mismo tiempo, Qualcomm está
buscando un aplazamiento para la aplicación de la prohibición de la Corte de
Apelación Federal, que se ocupa de los casos de patentes.

Siguiendo lo estipulado en la ley federal, el presidente tiene 60 días para
revisar la medida basada en la recomendación de la estadounidense Trade
Representative. Antes de tomar las decisiones, tanto el ITC como la Casa Blanca
tienen que considerar si sus acciones afectan al interés público. Pero si la
historia es otro indicador, la probabilidad de que la Casa Blanca bloquee la
orden no es muy alta.

De las más de 600 investigaciones instituidas por la ITC desde 1974, sólo
cinco han resultado órdenes rechazadas por la Casa Blanca, según ha dicho Bryan
Schwartz, un socio de la sección de propiedad intelectual del gabinete de
abogados Benesch,
Friedlander, Coplan&Aronoff
en Cleveland. Además, Schwartz, quién ha
representado a muchos clientes en casos de la ITC, añadió que la última vez que
pasó algo así fue en 1986.

Desde Verizon se aseguró que se está planeando presentar una solicitud para
aplazar la decisión de ITC a través de una apelación, con el objetivo de
presionar para un veto presidencial.

Por su parte, Sanjay Jha, directora operativa de Qualcomm y presidenta de la
división CDMA Technologies, ha asegurado que es crucial que la prohibición no
sea aplicada, especialmente durante la temporada de verano cuando suelen
aumentar las compras de los consumidores.

Pero aún si los esfuerzos legales fallan, Golvin, de Forrester cree que es
muy probable que los operadores y fabricantes sean capaces de ejercer
suficiente presión sobre Qualcomm y Broadcomm para alcanzar algún tipo de
acuerdo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor