Jammie Thomas le gana la apelación a la RIAA

Cloud

“La mártir del P2P”, no tendrá que pagar la indemnización de 222.000 dólares a la que fue condenada por compartir en la Red 24 canciones protegidas por derechos de autor. La Asociación de Discográficas (aunque el caso no ha terminado todavía) se queda de momento sin la única victoria en un proceso federal sobre P2P y recibe de paso un revolcón jurídico de consecuencias impredecibles.

El veredicto del juez de Distrito Michael Davis, desestima la sentencia condenatoria previa, básicamente ante la falta de pruebas de la distribución efectiva de los archivos, lo que supone un error de base en el juicio anterior “perjudicando sustancialmente los derechos de Thomas”.

Es decir, la RIAA tendrá que demostrar en un nuevo juicio que los archivos supuestamente puestos en Kazaa por Thomas, fueron descargados efectivamente por terceras personas.

Este argumento da una vuelta completa al caso y a procesos venideros. Las voraces discográficas ya han puesto el grito en el cielo: “Es un gran golpe judicial a la RIAA. Exigir pruebas reales de las transferencias de archivos paralizan los esfuerzos para proteger los derechos de autor”, dicen.

Además, el juez va más allá y considera la multa impuesta a Thomas como “opresiva y sin precedentes, así como totalmente desproporcionada con respecto a los daños sufridos por los demandantes”. Es por ello que hace un llamamiento al Congreso para que modifique la Ley de Derechos de Autor en cuanto a la responsabilidad y daños en casos de particulares denunciados por compartir archivos protegidos en los P2P.

Continuará…

vINQulos
The Register

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor