Julian Assange, fundador de WikiLeaks, se entrega a las autoridades

Empresas

Wikileaks Algunos de sus admiradores estaban dispuestos a satisfacer su fianza, que ha sido denegada. Las redes sociales se inundan de grupos de apoyo a Assange, que permanecerá en prisión al menos hasta el próximo martes.

El fundador de WikiLeaks se ha presentado esta mañana en una comisaría del centro de Londres cansado de su “vida nómada” y de las medidas de presión que durante los últimos días han minado la resistencia del site. Según informa TechCrunch, Assange permanecerá en prisión preventiva hasta el próximo día 14 de diciembre, fecha prevista para la celebración de la próxima vista de su proceso de extradición, cuando sus abogados puedan argumentar la defensa de Assange, que se encuentra detenido por cinco presuntos delitos contra la libertad sexual cometidos en Suecia, y sobre el que pesaba desde el pasado miércoles una orden de busca y captura emitida por la Interpol.
Mark Stephens, uno de sus letrados, ha confirmado que se luchará contra la extradición de Assange a Suecia por temor a que se produzca una entrega a Estados Unidos. Varios periodistas, admiradores y curiosos se agolpan a las puertas de la Corte de Magistrados de Westminster, mientras las noticias sobre la detención inundan las redes sociales.
La justicia británica ha decidido rechazar la petición de fianza, que incluso algunas personalidades como el director de cine Ken Loach o Jemima Khan estaban dispuestas a satisfacer. Según Mashable, desde WikiLeaks ya se ha confirmado que seguirán filtrando información clasificada a los medios a pesar del arresto de su fundador. Mientras tanto, la lista de compañías decididas a acabar con el portal sigue creciendo. A Amazon, Paypal o EveryDNS.net se han unido recientemente el banco suizo PostFinance, que ha bloqueado la cuenta bancaria destinada a la defensa de Assange, donde había algo más de 30.000 euros, y Visa, que ha suspendido los pagos a WikiLeaks, siguiendo la estela de MasterCard. Aún así, todavía sobreviven unas pocas vías de financiación, al menos de momento.
Las medidas de presión empiezan a aflorar también desde el otro lado de la batalla. El site Anonymous, uno de los responsables de los ataques a las webs de la SGAE y el Ministerio de Cultura, ha iniciado una campaña de ataque a las páginas de las empresas que castigan al polémico portal y en las redes sociales la libertad para Assange empieza a subir como la espuma en la lista de “trending topics”. Se espera que la directora sueca de procesos judiciales, Marianne Ny, comparezca a lo largo de la tarde en rueda de prensa. La batalla promete ser larga.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor