Julio Verne: así se desintegra una nave espacial

ComponentesWorkspace

Que un vehículo de transporte autónomo como el Julio Verne, después de llevar con éxito cinco toneladas de comida, aire, agua y combustible a la Estación Espacial Internacional, se haga papilla en su reentrada en la atmósfera terrestre tiene un solo nombre: putada. Más que nada por la increíble pasta que se pierde en un

Que un vehículo de transporte autónomo como el Julio Verne, después de llevar con éxito cinco toneladas de comida, aire, agua y combustible a la Estación Espacial Internacional, se haga papilla en su reentrada en la atmósfera terrestre tiene un solo nombre: putada. Más que nada por la increíble pasta que se pierde en un solo instante. Eso sí, ver la desintegración es espectacular, como asistir a una mascletá en las alturas. Puedes verlo después del salto.

— Rafa M. Claudín [Aviation Week]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor