Kim Dotcom: libertad bajo fianza, arresto domiciliario y nada de internet

Empresas

Tendrá además un “localizador” electrónico y se limitarán todos sus desplazamientos.

El controvertido fundador de Megaupload lo había intentado ya. Solicitaba la libertad condicional alegando que tenía tres hijos pequeños y una mujer embarazada. Negaba rotundamente cualquier intento de fuga.

Pero la fiscal del caso no se fiaba; Dotcom amasaba una gran fortuna (aunque  cuentas estuvieran congeladas) y numerosos pasaportes (también confiscados) con los que poder escapar a la justicia.

Finalmente, y tras la revisión del caso, Dotcom ha conseguido la libertad condicional. Según el juez, ya no existía el mismo riesgo de fuga que antes. Una gran sonrisa se dibujaba en su cara cuando se topaba con los periodistas agolpados a su salida, tras escuchar la sentencia. “Me siento aliviado de volver a casa”, ha dicho.

Pero Dotcom se someterá a unas duras condiciones en el tiempo de su libertad condicional. El juez que instruye el caso le ha concedido este “privilegio” bajo arresto domiciliario. El cofundador de Megaupload llevará además un “localizador” electrónico y se controlará cualquier desplazamiento que haga (que no podrá ser demasiado largo), recoge Reuters.

Vivirá en una pequeña casa situada cerca de su mansión (donde fueron requisados numerosos y lujosos bienes) y se prohibirá cualquier movimiento en su helipuerto privado. Otra de las condiciones que le impone el juez es la prohibición de usar internet.

Extradición a Estados Unidos

Agosto podría ser la fecha más temprana en la que podría establecerse la extradición a Estados Unidos. Recientemente las autoridades judiciales estadounidenses añadían cargos a los responsables del site de descargas e intercambio de contenido; alegaban entonces que los acusados se hicieron con contenidos protegidos con copyright de sites como YouTube para su propio servicio.

Los delitos de los que se acusa a los responsables del site tienen que ver con la violación de derechos de autor y la copia y distribución de contenidos protegidos (de los que obtuvieron ganancias de hasta 175 millones de dólares, según fuentes policiales), blanqueo de dinero y extorsión.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor