Los ministros franceses, sin smartphones para unas comunicaciones seguras

EmpresasMovilidadSeguridadSmartphones

Tras el caso PRISM, la administración francesa refuerza para los ministros las buenas prácticas y el protocolo elemental de actuación.

Tras el escándalo del caso PRISM el primer ministro francés Jean-Marc Ayrault ha recomendado a la cartera de ministros del país hacer uso exclusivamente de unas comunicaciones seguras.

El caso de espionaje de la Agencia de Seguridad de EE.UU (NSA) ha disparado todas las alarmas en Europa y desde el Ejecutivo francés se ha hecho un recordatorio de “las reglas elementales que deben aplicarse dentro de la administración”.

Tal y como ha informado el diario francés L’Express, entre las medidas que se recomiendan destacan cuestiones como dejar de usar los smartphones para las llamadas telefónicas y la prohibición del BYOD.

Además, es obligatorio el uso del correo electrónico bajo la intranet de la administración incluso para los secretos de bajo nivel. También se hace hincapié en el cambio de contraseñas seguras y diferenciadas para los dispositivos personales y de trabajo cada seis meses.

Con el objetivo de evitar el espionaje cuando se viaje al extranjero, los ministros deberán tener siempre en la misma sala que ellos sus teléfonos y ordenadores.

Las revelaciones del ex miembro de la CIA Edward Snowden a principios de verano, no solo han llevado a que los estados aborden medidas. Las empresas tecnológicas estrechamente involucradas en la cesión de los datos de los usuarios han demandado la transparencia de la actuación del gobierno estadounidense y luchan por obtener más permisos para revelar al público la información que se les ha solicitado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor