La AMETIC reclama un ministerio de economía digital

Empresas
2 0 No hay comentarios

Aprovechando la presentación a los medios de los primeros datos del hipersector TIC español (90.010 millones de facturación en 2015 y un crecimiento del 4,8%), la dirección de esta patronal multisectorial reclamó la necesidad de un marco general “que sea transversal, conocido y predecible”.

La Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos Digitales (AMETIC), conformada por más de 3.000 empresas, son el gran motor de convergencia hacia la Economía Digital y atesoran más de un 30% de la inversión privada en I+D-i en este país. El problema es poder consensuar los mensajes comunes en un hipersector tan concurrido y variado formado por más de 60 patronales, y ejercer la presión necesaria para atender a sus demandas. “Si lo comparamos con otros países, esta división dificulta la interlocución a nivel de comisión europea”, señala José Manuel de Riva, presidente de esta macropatronal que hace cuatro años estaba en quiebra técnica y que su equipo gestor ha logrado reestructurar y devolver a la senda de a relevancia institucional con nuevos grupos de trabajo. “La correlación de la economía digital y el PIB está demostrada en todos los países avanzados. El reto de nuestra España digital está en dar un vuelco a cómo se estaban gestionando los negocios y hacerlo en clave digital. Un incremento general en la inversión en TIC del 10% produciría un aumento del PIB del 1,7-2% y un descenso del 3% del desempleo”.

De ahí la petición (ya se han producido diversos contactos tanto con el ejecutivo en funciones como con otras patronales desde la del automóvil a la de pymes y autónomos) de la conveniencia de crear un nuevo ministerio que pudiera atender y allanar las reformas que se reclaman en diversos ámbitos (algunos tan chirriantes como los de la llamada nueva economía colaborativa disruptora) para promover el salto digital de la economía española en todos sus ámbitos y de manera transversal. “No estamos hablando de solo proyectos pilotos, ni de transformar digital y definitivamente la Sanidad o el Transporte, sino de un marco general y una política transversal. A problemas nuevos, no podemos pensar en resolverlos con las infraestructuras de siempre”, señala Benigno Lacort, su diretor general. “No nos estamos inventando nada que no exista ya en Europa. De las diez prioridades clave de Junker, una de ellas es la de abogar por un mercado único digital europeo. No olvidemos que el 80% de la regulación en nuestro ámbito viene de Bruselas. Ya hubo un ministerio de ciencia y tecnología, pero tenía más foco vertical en el campo universitario y docente, no sirvió para lo que se esperaba: una gran idea con una mala ejecución, no fue un caso de éxito. Lo cual no contradice que las cosas han seguido evolucionando y haga falta ahora algo similar de igual rango. No podemos ser la cuarta economía de la zona euro por PIB, y estar en el puesto 18 en cuanto a sociedad digital, ni estar en el puesto 47 mundial en el índice de conversión de conocimiento en producto, ni mucho menos en el 111 en cuanto a facilidad de creación de empresas y hacer negocios. Necesitamos un pacto de Estado y un plan-país al más alto nivel”.

La envidia son países como Corea por su coherencia y políticas consensuadas, o Reino Unido por su pugna por reducir la burocracia y regulación excesiva, Finlandia por el modelo de la triple hélice o Estonia por su sistema STEM en la escuela para quitar el miedo a la ciencia y la ingeniería a los más pequeños, o Bélgica, que ha situado a un asesor ”CIO” independiente a nivel de vicepresidencia. “Lo cierto es que en estos años de crisis, Europa ha perdido un 3% de su potencia digital, mientras que Asia-Pacífico y Norteamérica han crecido. Debemos aprovechar el punto de inflexión producido en 2014 y ya ratificado por las cifras registradas que marcan un crecimiento sostenido para el mercado nacional, si bien bastante desigual”, señala Lacort. “Representamos un conjunto de empresas que constituyen una palanca real de desarrollo económico sostenible, que incrementan la competitividad de otros sectores, que generan empleo de calidad, que incrementan nuestra tasa de exportación y que revalorizan a nuestro país como marca y a su industria”.

Desglose desigual

Así, según las últimas cifras facilitadas por la AMETIC (excepto las Comunicaciones fijas (-3,4%) y móviles (-5,9%) y la Electrónica de Consumo (-3,4%) que arrastran una severa contracción aunque atenuándose su caída), el recto de subsectores experimentan subidas: desde las más moderadas de los 2,3% en los Servicios mayoristas, a las de doble dígito de los Servicios Audiovisuales (un 11,5%) o los Contenidos digitales (un 13,3%, excluidos Servicios audiovisuales de operadoras); otros ingresos de Telecomunicaciones se incrementan un 7,1%; un 7,3% el Hardware; un 3,4$ el Software; mientras que los Servicios TI subían un 7,6%; finalmente, la Industria Electrónica alcanzó un alza de un 3,2%. El informe completo está disponible para su descarga.

“Podemos confirmar que tras seis años de contracción se produjo un punto de inflexión en el año 2014, con un crecimiento del 2%, que en el año 2015 se consolida con un crecimiento del 4,8% y con perspectivas de continuidad en su evolución. De hecho, el año pasado desde AMETIC, anticipamos un crecimiento del sector alrededor del 3,5% y los resultados finales han superado felizmente nuestras primeras estimaciones”, señala de Riva. “Nuestra previsión para el presente año nos llevaría a una facturación de 94.857 millones de euros, por lo que estaríamos hablando de un incremento del 5,4% al finalizar el presente ejercicio respecto del año 2015”. Hay que señalar que las cifras para este estudio (elaboradas con la ayuda de Altran), son las más frescas de las que se pueden disponer; luego tienen que ser respaldadas por las estadísticas gubernamentales, pero estas suelen llegar dos años después consolidadas. “Los datos oficiales de 2015 los entrega el Gobierno en 2017, lo que los invalida para la toma de decisiones en el presente inmediato”.

“Se nota que se vuelve a invertir en las empresas tanto en equipamiento hardware como en aplicaciones software, fruto de la necesidad en adoptar modelos digitales más novedosos. Destaca el crecimiento muy vigoroso de soluciones TI en general, o del comercio electrónico y el consumo de contenidos digitales”, comenta el Lacort. “Hay que desmitificar ciertas leyendas urbanas instaladas en el imaginario colectivo. Por ejemplo, no es cierto que tengamos el ADSL más caro de Europa, hemos hecho estudios muy recientes y podemos presumir ahora mismo de tener los servicios integrados -telefonía más Internet más tv por cable- más competitivos de nuestro entorno. Pero luego no nos gusta que Telefónica haya reducido en un tercio el valor de sus acciones o haya tenido que dejar de contratar a 32.000 personas…”.

Otra cosa es qué pasará si el nuevo Gobierno se encuentra con tener que responder ante la UE por su déficit desbocado, y echa mano a subir el IVA para afrontar los pagos de pensiones. ¿Un IVA del 25% en tecnología, como en Escandinavia? “Si yo tuviera que pagar un 60% de impuestos y tuviera las guarderías públicas que hay allí, o me dieran dinero según termino la universidad para montar una empresa en vez de esperar a que me contraten o me vaya al paro, y encima me quedaran limpios 2.000 euros mensuales de mi sueldo, yo también firmaba. En Alemania o en Reino Unido los servicios públicos de empleo tienen ratios de 68% y más de recolocación, aquí el SEPE solo coloca al 2% de los parados inscritos. Dinamarca acaba de entrar en el pleno empleo, quitando al 4% que no quiere trabajar porque no quiere o no lo necesita. Pero aquí en España subir el IVA no fomentaría precisamente el consumo; en los modelos de negocio B2B el IVA se deduce, tiene una repercusión menor, en B2C si afectaría más a las ventas generales. Ya hemos explicado que uno de los tres factores que más penalizan el crecimiento es una excesiva tasa sobre el software; aumentar aquí reduce el PIB y el empleo en el otro extremo”.