La coexistencia intergeneracional es la clave del puesto de trabajo digital

OutsourcingProveedor de ServiciosProyectosWorkspace

Fujitsu presenta su estrategia de servicios para un workplace preparado para el futuro que evolucionará muy rápidamente hasta 2025 para responder a las expectativas de empleados más exigentes con la tecnología.

No se trata solo de retener el talento y facilitar los medios de producción que potencien la creatividad y la innovación. Los directivos (al menos el 80%) tienen una gran preocupación en cómo debe ser el puesto de trabajo en un mundo en plena transformación digital y aceleración del cambio hacia la nube y la movilidad. En general, sienten que tener al empleado anclado a la mesa por el cable del ratón o del auricular les está haciendo perder oportunidades de negocio. Pero porque lo sufren también en primera persona, saben de la frustración de sus trabajadores por la lentitud de los ordenadores, las dificultades de compartir documentos o imputar horas a un proyecto, o recibir asistencia para resolver una duda, abrir un programa o configurar una impresora.

“Todo esto tiene que ver con la tecnología. La gente quiere hacer más y el negocio busca valor: o reducir costes operativos o mejorar la toma de decisiones o ambas cosas”, dice Antonio Díaz, director de preventas de Digital Workplace de Fujitsu España. “Los puestos de trabajo también evolucionan al ritmo de la transformación digital, que ya está aquí y a lo mejor algunos no nos hemos dado cuenta; y vienen más, cuando cualquier cosa esté conectada a Internet. La tecnología que hay detrás de un botón es inmensa incluso para el que no compra los extras de un automóvil nuevo”.

fujitsu workplace antonio díaz

Fujitsu ha apostado, porque cree en ello además, en que la tecnología debe ser human-centric, por eso su división dedicada a la gestión del puesto de trabajo se ha dedicado a integrar nuevos elementos para la personalización de los dispositivos, para la accesibilidad ubicua y para dotar de inteligencia predictiva, analítica y hasta reconocimiento biométrico por voz, pero siempre desde el punto de vista del usuario. La última tecnología proporciona características de hiperconectividad, de inteligencia artificial, de deep learning, de procesamiento en el móvil, de computación en la nube, de big data analytics y todo ello cumpliendo los requisitos de seguridad mínimos. Pero las empresas se encuentran además con el reto añadido de que haga lo que haga, debe ser compatible para unos empleados cada vez más intergeneracionales.

“El 54,85% de las personas que ya trabajan pertenecen a una de esas generaciones que o bien crecieron analógicas y viven digitales (inmigrantes digitales que manejan el correo electrónico y el teléfono móvil), o bien nacieron digitales (nativos digitales que crecieron con la Playstation y Facebook) o bien son tecnodependientes (aunque “autosuficientes” digitales con sus smartphones y wearables). Pero la otra mitad siguen siendo “desacoplados” digitales que comenzaron con la máquina de escribir y el dietario y están en un choque generacional donde no funciona una talla única, se requiere una tecnología más libre y adaptada que permita a todos ser igual de productivos”, señala Antonio Díaz.

El portfolio de Fujitsu para el puesto de trabajo digital abarca diversos niveles de los servicios frontales. Para el primer nivel de escritorio, el llamado Social Command Center ofrece un soporte contextualizado que se proporciona independientemente del tipo de dispositivo, del momento o del lugar, y que es capaz a través de un agente virtual reconocer incluso individualmente a cada trabajador por la modulación de su voz gracias a tecnología biométrica que hay por detrás y que le proporciona los accesos a los que ha sido autorizado. En el segundo nivel de movilidad, el Workplace Anywhere permite la personalización y gestión de los dispositivos del usuario desde la nube local de Fujitsu K5 y garantizar su conectividad.

En un tercer nivel de mantenimiento, la Intelligent Engineering permite servicios de campo para predecir fallos y anticiparse preventivamente. “Los equipos se rompen. Pero no es lo mismo que se rompa y mandes una orden de reparación, a que se arregle y no vuelva a fallar, o a que se arregle sin que me entere y pueda seguir trabajando”, explica Antonio Díaz. “De igual manera, no es lo mismo estar en la fase no ya de equipos fiables que no se rompan, sino de añadir un valor a mi negocio que mediante analítica de datos me avisa cuando va a fallar o de qué manera le puedo sacar mayor aprovechamiento”.

fujitsu workplace antonio díaz

Aunque Fujitsu es fabricante de una amplia gama de productos hardware en toda la escala tecnológica, también es un integrador del resto de marcas, por lo que puede ofrecer sus servicios de gestión del puesto de trabajo independientemente de las marcas implicadas. De hecho, muchos de ellos se pueden contratar independientemente en la fórmula de pago por uso. “Todo esto lo estamos haciendo ya desde distintos Global Delivery Centers en el mundo, el Centro de Soporte Global de Servicios de Workplace en Barcelona atiende a 110.000 usuarios entre empleados de banca, una multinacional francesa y diversas administraciones públicas (sobre todo consejerías autonómicas y organismos estatales)”, dice Antonio Díaz. “La administración regional es la más activa, incluso a nivel de consejería. Los elevados costes de mantenimiento y los presupuestos cada vez más ajustados obligan a los responsables TI a buscar la eficiencia basada en software libre, hardware ‘tonto’ y pago por uso. La banca también es un sector muy desarrollado en cuanto al puesto de trabajo digital, porque sus planes estratégicos de modernización ya lo incluían desde un principio cuando empezó esto de la transformación digital”. Sobre la cuestión de si seguirán a alguno de sus clientes en esa hipotética ‘desbandada’ fuera de Cataluña… “sobre el tema catalán no nos pronunciamos… aún”.