La cotización de las acciones de Apple no cesa de caer

Fabricantes de SoftwareProyectos
0 0 2 comentarios

Desde el pasado mes de junio la cotización de las acciones de la empresa no ha dejado de caer, pasando de $132 entonces a los $96 con los que cerró la cotización ayer. Una caída del 26 % que podría no haber tocado fondo aún.

Cuatro serían las razones para esta incesante caída en Bolsa de las acciones de Apple.

Este último cuatrimestre Apple, por primera vez en su historia, ha vendido menos unidades de iPhone que en el mismo periodo del año anterior, se está reduciendo la producción de terminales de cara al inicio de 2016 en cuyo primer trimestre se esperan menos ventas que en el mismo periodo que en el mismo periodo del año anterior y finalmente se espera que a final de 2016, y también por primera vez, Apple venda menos iPhones que en el año pasado.

Las ventas del iPhone suponen alrededor de dos tercios del total de sus beneficios por lo que una reducción de las ventas tiene una importante incidencia directa en la cuenta de resultados de la empresa, y por tanto hablamos de propensión a la venta de sus títulos y por tanto caída en la cotización… pero no todo estaría perdido.

En el año 2012 sucedió algo parecido, con una caída en la cotización de las acciones de Apple de un 40% en apenas 6 meses. El paralelismo también se mantenía en cuanto a la tibia reacción del mercado en aquel momento ante el iPhone 5S, un terminal que a pesar de la novedad del botón TouchID no suscitó ni mucho menos las pasiones que levantó en su momento su inmediato antecedente el iPhone 5 o dos años antes el iPhone 4.

También hay que reconocer que justo esos modelos que suponen un completo rediseño del smartphone de Apple ocasionan un pico de demanda extraordinario que supera ampliamente a la generación inmediatamente posterior, que por comparación resulta una curva de demanda más baja.

El paralelismo es ahora innegable, con unos iPhone 6S y 6S Plus que desde luego no han entusiasmado a los potenciales compradores, lo que ha propiciado la caída en la demanda, la reducción de la producción, el descenso en los ingresos y los beneficios hasta llegar a la caída de las acciones de Apple, en un tránsito que todavía no habría concluido.

Y es que a la vuelta del verano llegara el iPhone 7, que debería suponer un importante cambio estético en el terminal de la manzana mordida que debería animar las ventas, aunque queda por ver si será suficiente como para recuperar los índices de cotización pendientes.

vINQulo

Business Insider

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor