La eficiencia energética en el datacenter

CloudDatacenterGreen-ITInnovación

Antonio Gorrachategui, Gerente de Línea de negocio CPD de Fibernet, ofrece a los lectores de Silicon Week algunas claves para mejorar la eficiencia y reducir el consumo eléctrico en los centros de datos.

Green IT es un conjunto de tendencias encaminadas a definir, propagar, implantar e incentivar la eficiencia energética en la tecnología reduciendo su impacto medioambiental y logrando ahorro de costes.

Hace unos años se empezaron a establecer una serie de normas para la correcta utilización de la energía y cambios significativos en la tecnología para lograr una mayor eficiencia en el uso de esta energía lo que implica un gran ahorro de costes. Y, dado el momento que vivimos, un ahorro importante en costes es fundamental para el desarrollo de cualquier negocio y todo esfuerzo o inversión que se pueda hacer que vaya encaminado en ese sentido es bien acogido por los clientes.

En la actualidad se utiliza una gran cantidad de energía eléctrica para que puedan operar los diferentes equipos en el datacenter, desde puestos de trabajo hasta grandes servidores y los diferentes suministros necesarios como los datacenter que los alojan, el aire acondicionado, la iluminación, UPS, racks, entre otros, esto con el fin de satisfacer las demandas de información de los usuarios.

Llegados a este punto nos preguntamos: ¿Cómo puede alcanzar una mayor eficiencia energética un Centro de datos actual?

Primeramente habría que distinguir si hablamos de un nuevo datacenter o de uno viejo.

Antonio Gorrachategui es gerente de Línea de negocio CPD de Fibernet

El gasto de energía en el Data Center está sujeto a las características físicas del mismo. Evidentemente no es igual de eficiente un centro de última generación que uno con 20 años de antigüedad. El equipamiento, SAIs, AA, aislamiento térmico o tecnología son más eficientes en la actualidad, lo que implica un menor consumo de energía. De la misma manera los elementos que conforman el DC: servidores, almacenamiento, comunicaciones, etc, gracias a su integración, consolidación y virtualización, consiguen un gran ahorro tanto en consumo como en costes a la vez que aumentan sus prestaciones.

En los centros de datos nuevos es muy fácil adaptarse al uso Green IT de su equipamiento mientras que en los más antiguos, hay un gran impacto económico y de disponibilidad del servicio, lo que puede dar lugar a la externalización de esos servicios del cliente a datacenter más adecuados al uso tecnológico y posiblemente un aumento en la calidad de la prestación de dicho servicio con su correspondiente reducción de costes.

De todas formas hay factores, en ambos casos, que se traducirían en un ahorro de costes, desde acciones, por ejemplo, como apagar un equipo que no se está utilizando ( ya que la simple acción del apagado puede resultar en un decremento de cerca del 50% del consumo energético por cada 100 servidores) hasta la implementación de procesadores ahorradores de energía que utilizan el algoritmo DVFS (Dynamic Voltage and Frequency Scaling) que nos ayudarán a la reducción del consumo energético y en un plazo razonable de tiempo la amortización del coste de la nueva tecnología.

Es un factor clave todo lo que tiene que ver con el número de máquinas,  servidores o recursos, en general, que realmente son necesarios para desempeñar una tarea y el aprovechamiento efectivo que se hace de ellos en los datacenter. Según estudios recientes de mercado entre el 5% y el 15% de los recursos disponibles en los datacenter están totalmente ocupados.

La virtualización también es una opción que permite maximizar la utilización de los recursos con ratios desde 4:1 hasta 10:1, reduciendo el espacio físico necesario y el número de componentes y, con ello, disminuyendo la temperatura y la energía necesaria para la climatización y funcionamiento.

Es necesario disponer de mecanismos y herramientas que permitan hacer el diagnóstico de ese uso de recursos, de la eficiencia de las redes y de los sistemas, siendo clave la monitorización en tiempo real de todos estos sistemas.

Los nuevos datacenter se construyen según la normativa que recomienda Green IT. Obviamente la crisis afecta a la inversión en la construcción de estos nuevos Centros, pero de ninguna manera podemos considerar que han pasado a un segundo plano.

Algunas de las tecnologías clasificadas como verdes, debido a que contribuyen a la reducción en el consumo de energía o emisión de dióxido de carbono, son el Cloud, Grid computer, virtualización en Data Center y teletrabajo.

Evidentemente la concentración de servicios y datos de muchos clientes en un mismo datacenter, que esté actuando con tecnologías de poco consumo energético, hace que se optimice el consumo general que, por otro lado, sería muy superior que en Data Centers aislados.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor