La eficiencia es cosa de diez

CloudGreen-ITInnovación

Robert J.M. Assink, director general de Interxion Data Centers, nos acerca las claves que permiten mejorar ostensiblemente la eficiencia y la sostenibilidad de cualquier organización.

La sostenibilidad y el cuidado de nuestro entorno deben estar en la agenda de todas las empresas TI. La gestión de los residuos hardware o la potencia eléctrica de los nuevos equipos preparados para las últimas tendencias como Big Data, hace que sea necesario establecer medidas de eficiencia que redunden en el beneficio de toda la sociedad.

En el caso de los centros de datos, un sector que necesita mucha potencia eléctrica, tratar de reducir la huella de carbono y hacerlos cada vez más verdes, debe estar en el día a día de su gestión. Para ello, habrá que tener en cuenta una serie de medidas tanto durante la construcción de las instalaciones, como en su operativa.

En primer lugar, es importante asignar los recursos con una visión holística, es decir, tendrán que ser los necesarios para aprovecharlos de forma adecuada y tener en cuenta posibles cambios, ya que afectarán al rendimiento de todo el centro de datos.

Esto implica otros aspectos, como diseñar las instalaciones basándonos en un diseño modular que permita la escalabilidad y la flexibilidad. Con este tipo de diseño, se maximiza el uso de la potencia eléctrica (directamente relacionado con los índices PUE), de los sistemas de refrigeración y del espacio. Así que también se reducen costes, puesto que facilita el dimensionamiento de los recursos y ajustar la carga eléctrica real con la instalada.

Robert Assink es director general de Interxion Data Centers
Robert J.M. Assink es director general de Interxion Data Centers

Seguimos hablando de diseño, en este caso, nos ayudará mucho a poder tener esa visión de futuro el uso del software de dinámica de fluidos. Se trata de simular los cambios que se producirían en la gestión térmica de una sala al instalar nuevo hardware o al fallar alguna unidad de refrigeración. Es una gran ayuda para acondicionar los recursos y anticipar posibles problemas.

No podemos olvidar otro aspecto relevante: tenerlo todo controlado. En este caso, la monitorización será clave para controlar los niveles de temperatura y humedad e incluso contar con sistemas de detección del movimiento para la iluminación.

En este sentido, medir es clave para mejorar y poder actuar si hay desviaciones y saber si se cumplen objetivos. De esta forma, podremos saber si técnicas como el free cooling (utilización del frío exterior para refrigerar) están dando sus frutos. Es precisamente el enfriamiento uno de los aspectos que más potencia necesita, así que hacerle más sostenible es muy importante.

Para que esa refrigeración sea como decimos lo más eficiente posible, hay otros tres puntos clave: la estanqueidad de la sala, el cerramiento de pasillo frío y la instalación de los bastidores. Lo primero se consigue sellando los pasos de cableado tanto en paredes, como en falso suelo; el segundo facilita soportar instalaciones de alta densidad de potencia sin ampliar los recursos de refrigeración existentes; y el tercero evita que el cableado de datos interfiera en la salida de aire de los servidores.

Finalmente, pero no menos importante es dejar el mantenimiento en manos de expertos, es decir, hay empresas especializadas que nos ayudan a garantizar el mejor rendimiento de la infraestructura donde se alojan los equipos TI.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor