La FCC revisará los estándares de seguridad de la telefonía móvil

MovilidadSeguridad

La Comisión Federal de Comunicaciones examinará estudios relativos al uso de móviles y cómo éstos afectan a los usuarios para decidir si actualiza o no sus protocolos.

La última vez que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) se pronunció sobre las normas de seguridad que deben respetar todos los dispositivos de telefonía móvil corría el año 1996.

En aquel entonces, las directrices establecían un nivel de radiación máximo en base a la cantidad de calor emitido y absorbido por dichos dispositivos, unas mediciones que surgieron de un estudio de la década anterior sobre los efectos que causaba la radiación de los móviles en los animales.

Mucho ha cambiado el panorama desde entonces. Los móviles han evolucionado con diseños más potentes y sus ventas se han multiplicado en todo el mundo. Al mismo tiempo, ciertas asociaciones han transmitido a las autoridades competentes su preocupación por el impacto que el uso de móviles podría tener en la salud de sus dueños, especialmente su vinculación o no con el desarrollo de cáncer.

Aunque ningún estudio ha podido demostrar la fortaleza de esta relación, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud, ha catalogado a los teléfonos celulares como un posible agente carcinógeno al igual que el plomo o el cloroformo.

Ahora, tras solicitarse una revisión de los protocolos, la FCC iniciará una investigación para dirimir si es necesario actualizar o no las normas que protegen a las personas contra la radiación de los móviles.

Para ello, atenderá las reclamaciones de los ciudadanos, examinará estudios científicos y accederá a los procesos de pruebas realizados por la industria. De aquí en adelante sólo queda esperar para ver si el examen de la FCC requiere de un cambio de estándares o se mantienen los actuales, ya que existe la posibilidad real de que la Comisión no modifique sus reglas.

Más información en The Inquirer.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor