La NASA prueba una impresora 3D en condiciones de ingravidez

ImpresiónWorkspace
0 0 No hay comentarios

Será la solución al problema de la falta de repuestos y piezas de recambio cuando una misión espacial esté lejos de casa y no pueda esperar el envío de una nave de suministros. Pero antes de hacerlo posible y aprovechando que el desarrollo de la tecnología de impresión tridimensional ya permite equipos no excesivamente voluminosos en la NASA han comenzado a efectuar pruebas en vuelos parabólicos para conseguir condiciones de ingravidez.

Ya tenemos impresoras capaces de transformar la “tinta” en objetos sólidos y además en un espacio no mucho mayor que un par de torres de ordenador… ahora nos falta comprobar que cuando la gravedad no “tira” de esa “tinta” hacia abajo se puede seguir imprimiendo sin problema, porque la idea es aplicar esta tecnología de impresión 3D para fabricar piezas que puedan hacer falta cuando los astronautas se encuentren lo suficientemente alejados de casa como para no poder depender de un envío de repuestos desde la Tierra. Algo que habría venido muy bien, por ejemplo, en la famosa misión del Apolo XIII donde tuvieron que valerse de un ingenio estilo McGyver para aprovechar lo que tenían a mano para suplir las piezas averiadas.

space 3d printer

La prueba se ha llevado a cabo en un Boeing 727 que mediante la técnica de vuelos parabólicos consigue recrear condiciones de microgravedad, momento que aprovechan los técnicos de la NASA para comenzar la impresión tridimensional de la mano de Made in Space, una compañía que está desarrollando impresoras 3D capaces de trabajar en dichas condiciones. Llevan tres años trabajando en ello y la mayor complicación ha sido obtener un material capaz de mantenerse en gravedad cero en el estado óptimo para pasar a formar un objeto sólido a base de adición de capas sin importar variaciones térmicas, ausencia de gravedad o vibraciones y movimientos constantes e impredecibles.

iss tools 3d printer

El año que viene se realizarán más pruebas, en este caso ya a bordo de la Estación Espacial Internacional, donde debería ser capaz de imprimir hasta el 30 % de las piezas que serían necesarias a bordo.

vINQulo

The Guardian

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor