La optimización de imágenes, clave en el éxito de la web

Empresas

Cuando abrimos una página web, nuestros ojos se van rápidamente a las fotos. Por eso son tan importantes. La optimización de las imágenes contribuye a lograr una mejor experiencia de usuario.

El enorme flujo de información que recibimos a través de la red es fantástico, pero puede llegar a saturarnos. Cuando estamos buscando información, somos muy selectivos y no miramos la página linealmente, sino que jerarquizamos los contenidos. Nos fijamos en el titular, los resaltados en negrita, los enlaces y, por supuesto, en las imágenes.

Las fotos que incluye la web no sólo son importantes por su capacidad de seducción, sino también por el ‘peso’ con el que cargan a la página, por lo que el formato empleado en esas imágenes es una decisión importante. Hay que tener en cuenta que el peso de las imágenes puede llegar a suponer más del 50% del peso de la página. El formato empleado en las imágenes insertadas en la página tiene una gran influencia, afectando al modo y tiempo de carga.

Un estudio ‘Progressive Image Rendering: Good or Evil?’, encargado por Radware a NeuroStrata, analiza el impacto del rendimiento web en diversas métricas, como el número de páginas vistas, la tasa de rebote, el grado de satisfacción del usuario o la tasa de conversión. La compañía empleó un software de análisis de las expresiones faciales para revisar la respuesta de los usuarios ante tres tipos de renderizado de imagen, con el fin de valorar su opinión y sus expectativas.

La investigación desvela que el 69% de los hombres y el 62% de las mujeres se sintieron frustrados si las imágenes tardaban demasiado tiempo en cargar. El estudio también presta atención al momento en el que el usuario comienza a interactuar con la página. Así, un 47,5% de los hombres y un 55,4% de las mujeres espera hasta que las todas o la mayoría de las imágenes han terminado de cargar para empezar a revisar la página.

Además, la mitad de la muestra (48% de los hombres y 52% de las mujeres) opina que la manera de cargar las imágenes afecta a la experiencia general de la página. Es decir, que un tiempo de carga demasiado elevado puede acabar ‘echando’ al visitante de nuestra web.

Pero el objetivo fundamental de la investigación era comprobar la satisfacción de Perfectimage, un formato de imagen basado en WebP que está desarrollando Radware. Para ello, se compararon los resultados al visualizar diferentes sitios web con las imágenes en sus formatos originales (JPEG, GIF, PNG), con formato JPEG progresivo o con formato Perfectimage.

Según el estudio, la satisfacción de los internautas es superior con el nuevo formato de renderizado de imagen desarrollado por Radware, por encima del formato original y del JPEG progresivo, como se puede ver en esta infografía. Destaca especialmente el peor resultado cosechado por el JPEG progresivo, en el que la imagen se va cargando por capas, partiendo desde las de menor calidad; mientras que con el formato JPEG Baseline la foto no se muestra hasta que se carga por completo.

Para mejorar la experiencia del usuario, Radware recomienda comprimir las imágenes, reformatear las imágenes que tengan una resolución innecesariamente alta, priorizar el orden de carga de las imágenes en función de su importancia, asegurarnos de que las imágenes están optimizadas para una carga rápida o precargar en el navegador los recursos de las páginas a las que el usuario podría acudir en función del camino recorrido, como se puede ver en esta infografía

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor