La paranoia sobre espionaje estadounidense frena la demanda de emergentes

EmpresasSeguridad

El caso de espionaje de la NSA está provocando una caída en los ingresos de gigantes como Cisco. Los países emergentes desconfían.

En octubre del año pasado, un informe del Senado estadounidense que acusaba a las compañías chinas Huawei y ZTE de poner en peligro la seguridad nacional, hizo saltar todas las alarmas.

En el documento se acusó a las compañías chinas de comportamientos fraudulentos relacionados con el espionaje. EEUU se cebó con Huawei, a quien le atribuyó un comportamiento discriminatorio y acusó de violar derechos de autor.

Un alto representante de la inteligencia estadounidense pidió de forma explícita a los ciudadanos y empresas que buscaran otro proveedor en el caso de que trabajaran con alguna de estas firmas chinas.

Se desconoce cómo ha afectado la ofensiva en las cuentas de las empresas, aunque probablemente se haya notado. Más de dos tercios de los ingresos anuales de Huawei proceden de fuera de China.

Poco más de un año después, cambian las tornas. Es ahora una compañía estadounidense la que alerta de los daños que puede causar en sus ingresos el polémico caso de espionaje de la NSA.

Cisco Systems que sus ingresos caerán hasta un 10% en el próximo ejercicio trimestral y que se mantendrán a la baja durante la primera mitad de 2014. La razón es en gran parte la caída de la demanda en países emergentes como China, preocupados por los casos de espionaje masivo destapados por el ex analista Edward Snowden.

Otros mercados que desconfían de proveedores estadounidenses como Oracle o EMC son los prósperos Brasil, México e India, indican desde Reuters.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor