La privacidad y la popularidad, motivos del cierre de Google Reader

Cloud

Harta de las largas y costosas batallas legales por cuestiones de intimidad de los usuarios, el gigante de la G ha decidido que la supervivencia de su lector de feeds RSS era insostenible.

El anuncio de cierre de Google Reader el próximo 1 de julio ha incendiado Internet con comentarios de usuarios que no comprenden los motivos que se esconden detrás de la estocada al lector de noticias y de recogidas de firmas contra su clausura definitiva.

Aunque la compañía de Mountain View continúa amparada en su mutismo, resignada a que negocios como Feedly se lleven a su nutrido grupo de usuarios, ya han comenzado a aflorar las razones de su decisión.

Al parecer todo se reduce a una cuestión de legalidad. Google, que acaba de desembolsar 7 millones de dólares para zanjar un incidente con su servicio Street View en Estados Unidos, quiere dejar de enredarse en problemas y acabar pagando en costosos procesos relacionados con el cumplimiento de la ley, particularmente cuando implican a la intimidad de las personas.

“El cierre no es sólo una cuestión de cultura de empresa y mayores prioridades”, ha explicado una fuente anónima con conocimientos en el caso a AllThingsD, que añade que Google Reader no estaba preparado para afrontar un juicio de estas dimensiones.

Cuando la empresa que dirigen Larry Page y Sergey Brin anunció el fin de Reader, el servicio no contaba siquiera con un jefe de proyecto o con un equipo de ingenieros asignados a tiempo completo, mucho menos con abogados y expertos capaces de afrontar envites a nivel de cumplimiento y privacidad. Y en sus planes tampoco entraba la idea de destinar más dinero o personal adicional para construir su infraestructura.

En cuanto a la posibilidad de desprenderse de Google Reader por la vía de la venta al mejor postor, el problema radica en su profunda integración con Google Apps, lo que hace posible su escisión.

Google nunca ha revelado cuál es el número exacto de usuarios que disfrutaban de Reader para leer los titulares del día y bucear en contenido de interés, pero uno de sus primeros responsables, Nick Baum, estima que el lector de feeds RSS atraía a “varios millones” de usuarios activos en sus comienzos. Esto podría no ser suficiente para rentabilizarlo, ya que el propio Baum considera que “a menos que alcance los 100 millones, no valdrá la pena” mantenerlo como producto de consumo dentro de la maquinaria del gigante de la G.

Por supuesto, Reader no es el primer servicio del que Google ha decidido desprenderse durante los últimos años. Haz memoria repasando nuestra galería sobre el abarrotado cementerio de productos discontinuados por el gigante de la G:

RIPGoogle

Image 1 of 20

Google Catalog (2002-2009)
Fallecido hace algo más de tres años, este buscador de catálogos impresos nunca superó el corte de la fase beta. Fue en 2009 cuando Google desistió de su idea de digitalizar los folletos que las compañías envían por correo a sus clientes, aceptando que el público al que se dirige este tipo de publicidad no recurre demasiado a Internet.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor