La situación actual en Microsoft: caos

Workspace
0 0 2 comentarios

Tras el anuncio de Steve Ballmer de que abandonaría la dirección de Microsoft antes de un año y pocos días después conocerse que la compañía fundada por Bill Gates adquirirá l división de móviles de Nokia, con quien mantenían un acuerdo para desarrollar smartphones con Windows, las aguas parecen bajar más que revueltas en el río de Redmond.

Al parecer según comentan algunos empleados de la empresa, en estos momentos nadie dentro de Microsoft tiene la menor idea de cuales son los pasos a dar a continuación y se tiene una sensación de absoluto caos.

Para empezar estaba previsto para este verano que Steve Ballmer presentase una profunda reestructuración de la empresa pero no ha sido hasta hacer bien poco cuando la ha presentado y además no se sabe si terminara convirtiéndose en una realidad porque cuando se planificó Ballmer no in a dejar de ser CEO y Nokia era una empresa independiente.

Por lo visto ni el propio Ballmer supo hasta el último minuto que “le iban a dimitir”, por lo que se ha llegado a hablar de ejecución y no se trataría ni de lejos de la “salida planificada y ordenada” que se nos habría hecho creer. De hecho en inglés el verbo para despedir es to fire, que también significa “disparar (un arma de fuego)”, así que hay incluso quien dice que a Ballmer no le han despedido a sus espaldas sino que le han disparado por la espalda… y la pistola humeante estaría en la mano de Bill Gates, quien estaría muy comprometido con la búsqueda de un nuevo CEO para Microsoft y estaría planteándose convertirse en un presidente activo y por tanto estaría usando un director general que no tuviera problemas de compatibilidad con esa situación.

Estos requisitos podrían hacer que Stephen Elop, actual CEO de Nokia, tenga much papeletas, por diversas razones, y no todas ellas relacionadas con su antigua vinculación profesional con Microsoft. Elop ha demostrado ser capaz de dirigir una empresa de gran tamaño (Microsoft tiene más de 125.000 empleados).

Pero sin duda lo que muchos (desde dentro y desde fuera de Microsoft) piensan es que el mayor problema de la empresa es tener una gran porción de su negocio basada en algo que está en fase de declive: los sistemas operativos para ordenadores, cuando son los dispositivos móviles los que están creciendo en el mercado.

vINQulo

Business Insider

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor