La tecnología Wi-Fi WiTrack ahora monitoriza también constantes vitales

Empresas

El CSAIL del MIT está llevando la capacidad de las señales Wi-Fi para monitorizar movimientos más allá de lo imaginable. Si a finales del año pasado WiTrack era capaz de saber la posición de una persona, ahora puede incluso saber su ritmo cardíaco y de respiración.

¿Cómo, qué con el router de casa podría saber donde está cada persona y si se han convertido en zombies? No exactamente. Aunque el sistema usa señales Wi-Fi 100 veces menos potentes que las de un router normal, o 1.000 veces menor que las de las señales de un móvil, requiere por supuesto un hardware especial.

Se basa en la transmisión de señales Wi-Fi de radio que rebotan y llegan de nuevo a los receptores, de manera que los pequeños cambios producidos por nuestros movimientos, son capaces de delatar nuestra posición y hasta nuestros gestos en un espacio tridimensional y hasta a través de las paredes.

[youtube width=”580″ height=”344″]https://www.youtube.com/watch?v=3Atky2Jt_-4[/youtube]

Pero la precisión de un 97% con tolerancia de unos 10-13cm en plano y 21cm en altura, se han pulido hasta el punto de que ahora es capaz de aproximar el volumen de un cuerpo en milímetros, suficiente para calcular el ritmo respiratorio y a través del mismo, estimar las pulsaciones con un 99% de precisión.

Tecnología asombrosa que muestra que WiTrack podría ser en un futuro cercano el santo grial del reconocimiento de gestos, más allá de los sistemas inerciales u ópticos.

vINQulos

Engadget

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor