La última estrategia de Amazon en su lucha contra Hachette: 100 % de ingresos para los autores

Empresas

Amazon echa la casa por la ventana en su pugna con la editorial Hachette y en esta ocasión la estrategia es realmente agresiva para socavar al gigante editorial: la empresa de Bezos ha buscado la interlocución directa con los autores para ofrecerles nada menos que el 100 % de los ingresos obtenidos por la venta de las versiones electrónicas de sus obras.

Habrá que ver cómo reacciona Hachette ante esta agresiva maniobra de Amazon que no se corta un pelo, por citar a los clásicos, con tal de debilitar la posición de la editorial. Nada menos que ofrecer a sus autores la totalidad de los ingresos derivados de las ventas de libros en formato ebook. Un acuerdo realmente jugoso si tenemos en cuenta que tal y como te hemos contado ya aquí en The Inquirer son precisamente los libros electrónicos los que están dando cada vez más ingresos a las editoriales.

En los últimos meses te estamos contando aquí en The Inquirer la dura pugna que mantienen ambas compañías a cuenta de la negociación que mantienen desde inicios del presente año. Amazon quiere renegociar los términos de su acuerdo con Hachette, la cuarta editorial más importante de Estados Unidos, quien se resiste a las nuevas condiciones que pretende obtener la empresa de Bezos. Como medida inicial de presión comenzaron a retrasar los pedidos de publicaciones de esta editorial e incluso a dificultar su reserva. En vista de que esta estrategia no ofrece un resultado satisfactorio, han pasado a un ataque bastante más directo.

Esta situación ha propiciado la toma de partido de algunos escritores algunos de los cuales (como Stephen King y John Grisham) han firmado peticiones por las que se declaran neutrales en el conflicto, aunque hay quien incluso en esta postura advierte un claro posicionamiento contra la estrategia de Amazon.  En el lado contrario otro grupo de autores (más de 6.500) han recurrido a la plataforma Change.org para defender el trato que reciben y la libertad de que disponen en Amazon por contraposición a las presiones que reciben desde las editoriales tradicionales.

Desde Hachette se afirma que el deseo de Amazon es desterrar totalmente a las editoriales del beneficio obtenido por las versiones digitales de las publicaciones, algo que consideran suicida y que no están dispuestos a firmar. Desde Amazon dicen que “se lo pueden permitir” (en referencia a Hachette) como parte de un conglomerado global con unos ingresos de 100.000 millones de dólares previstos para 2014.

Y mientras la batalla continúa.

vINQulo

The New York Times

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor