La venta de móviles en China ya supone el 40 % del mercado global

Empresas

Cuando se habla de “mercados emergentes” el ejemplo recurrente pasa por citar a China, India, Brasil y Rusia, donde millones de potenciales consumidores están ávidos de emplear sus fortunas recién ganadas debido al desarrollo cada vez más sólido de esas economías en adquirir todo tipo de productos y servicios. Y si en los últimos tiempos un dispositivo se ha convertido en la estrella indiscutible este es el móvil. Especialmente en el caso de países que acceden a la implantación de nuevas redes de comunicaciones y donde los viejos teléfonos móviles no smartphones están obteniendo una tasa de sustitución vertiginosa no es de extrañar que si a estos factores sumamos la enorme población los datos sean tan espectaculares como este que indica que más de una tercera parte de la producción mundial de móviles tiene China como destino.

En muchos casos la producción de que hablamos no viaja muy lejos porque precisamente China es el país donde más teléfonos móviles se fabrican, aunque muchos sean para marcas extranjeras y la distribución tenga lugar en el extranjero. Pero cada vez más fabricantes (Huawei, Lenovo, TLC,  Xiaomi, ZTE…) chinos ofrecen productos más atractivos (dentro y fuera de China) y al existir un porcentaje de población local cada vez mayor en disposición de adquirir terminales de última generación, cual círculo virtuoso, se aumenta la producción local a precios en ocasiones casi imbatibles para poder generar la oferta que el mercado demanda, replicándose con cada vez menos timidez los mismos patrones de consumo que en occidente de manera que si bien hay millones de usuarios que adquieren un smartphone con el ánimo de que, como su anterior teléfono móvil no inteligente, le “dure” varios años, también aumenta progresivamente el número de usuarios que están en disposición de sustituir su actual smartphone por un nuevo modelo que ofrezca mejoras en prestaciones y características cuando aparezca en el mercado dentro de unos meses.

En estos momentos los vendedores chinos despachan más de 450 millones de smartphones, lo que supone alcanzar el 38,6 % sobre el total de dispositivos que se vendieron en todo el mundo el pasado año. A esta espectacular cifra hay que sumar que desde que en 2011 los vendedores chinos entraron en el mercado internacional de comercio de este tipo de dispositivos han crecido anualmente un 50 %. Sin embargo esta tasa parece haber llegado a un punto de equilibrio puesto que diversos analistas señalan para 2015 un crecimiento que “sólo” llegaría al 17 % para este sector, debido entre otros factores al recorte de los subsidios de que hasta ahora había venido disfrutando esta industria además de la propia saturación que habría alcanzado el mercado. Aun así China continuaría siendo el principal proveedor mundial de móviles con una cuota del 40 % de la fabricación para 2015 y esto sí iría en aumento porque incluso se preve que en 2016 lleguen a fabricar hasta el 50 % de los móviles que se venderán en todo el planeta.

En esto influye de manera determinante la intención de marcas como Lenovo, Huawei y Xiaomi de convertirse en referentes mundiales para el consumidor algo que no les costará conseguir (ya lo están haciendo, de hecho, poco a poco) al ser capaces de producir cada una de ellas aproximadamente 60 millones de terminales durante el presente año, quedando las mencionadas empresas justo por debajo de los actuales líderes del mercado, Samsung y Apple.

Las tres marcas chinas citadas tienen la pretensión de alcanzad cada una los 100 millones de unidades fabricadas en 2015. Por el camino alguna de ellas ya está consiguiendo tomarle la delantera de forma localizada a los dos grandes, por ejemplo en China las ventas de Xiaomi ya han superado a las de Samsung, algo en lo que sin duda habrá tenido su importancia el hecho de que esta marca china vende sus dispositivos a través de Internet, lo que permite ahorrar costes.

Por debajo de estos grandes nombres, con Huawei, ZTE y TLC vendiendo fuera de China hasta un 30 % de sus respectivas producciones, aún quedan un casi incontable número de fabricantes menores que por el momento continúan enfocados en el mercado local y que ante la saturación ya comienzan a abrirse tímida pero decididamente a otros países como la cercana India y a otras zonas con las que existe buena comunicación por vías comerciales marítimas como Latinoamérica, donde todavía queda mucho potencial crecimiento que generar en ventas dada la actual baja penetración de los smartphones y las interesantes posibilidades para una competencia en dispositivos de bajo precio.

vINQulo

Cnet

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor