La autoridad anti-monopolio europea defiende su postura frente a Microsoft

Software

Dura como una roca, la máxima responsable de la política antimonopolio de la Unión Europea, Neelie Kroes, ha enviado un mensaje de advertencia para todas aquellas empresas que planeen saltarse a la torera a la agencia reguladora europea y a sus leyes en defensa de la libre competencia.

“Si incumples las normas, te cogeremos. Y te costará muchísimo”, advirtió Kroes en una rueda de prensa ofrecida ayer después de que la Comisión Europea anunciase que multaba a Microsoft con 900 millones de euro, por no haber cumplido con los compromisos adquiridos en marzo de 2004, cuando fue sancionada por monopolista.

Kroes lo dijo clarito: “Hablar no cuesta nada. Si se eluden las normas, se pagará caro. No queremos palabras y promesas. Queremos que se cumplan las normas”.

La cantidad que se pide a los de Redmond no es tan alta como hubiese podido ser (es sólo el 60 por ciento de lo imputable), pero aún así supone un buen mordisco. La multa es “enteramente retrospectiva”, lo que significa que se aplica a los hechos ocurridos antes del 22 de octubre de 2007. Concretamente, la multa penaliza a Microsoft por mantener lo que la Comisión llama unos royaltis “poco razonables”. Desde el 21 de junio de 2006, hasta el 21 de octubre de 2007, Microsoft cobró un 0,7 por ciento de royalty por cada producto desarrollado que hacía uso de los protocolos de interoperabilidad de la compañía. Después del 21 de octubre, ese porcentaje se redujo a un 0,4 por ciento.

Kroes mantiene que la cuantía de la multa es la razonable, ya que la compañía ha estado mucho tiempo sin cumplir la ley desde la orden dictada en marzo de 2004, y por el número de gente, empresas y organismos de la administración que se han visto afectados.

vINQulos
CNet News

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor