La guerra de los vídeos electorales

Empresas

Tanto las instituciones públicas como los principales partidos políticos se lanzan a una carrera online para convencer a los votantes.

 

Elecciones Europeas. El 7 de junio, los ciudadanos de la Unión Europea están llamados a participar en las elecciones al Parlamento Europeo. En estos comicios se elegirán a los 736 eurodiputados de los 27 Estados miembros.
Ésta es una cita única puesto que en los próximos cinco años se decidirán asuntos tan importantes como la aprobación, y posterior desarrollo, del Tratado de Lisboa, así como la política de inmigración y de seguridad común, entre otros aspectos.

Por ello, los partidos políticos que concurren a las elecciones no quieren quedarse atrás. De este modo, están utilizando todas las herramientas a su alcance para llegar a los 375 millones de personas que tienen derecho a voto en el Viejo Continente. Entre ellas, destaca YouTube donde se ha iniciado una auténtica guerra de vídeos entre los dos principales partidos políticos españoles, el Partido Popular y el PSOE. El canal de vídeos vive las idas y venidas de ataques y contaataques para conseguir un nuevo puñado de votos.
España es, por tanto, un claro ejemplo de cómo la cartelería tradicional ha ido perdiendo terreno a favor de los vídeos electorales. Ellos se encuentran tanto en sus canales en YouTube como en sus páginas web oficiales, así como en los espacios reservados en la red para dar a conocer sus propuestas.

PSOE y PP han puesto toda la carne en el asador para que sus mensajes lleguen, sin distinción, a toda la población. El Partido Socialista ha elaborado, hasta el momento, cinco videos en los que anima a la gente a no quedarse en casa el día de las elecciones. Ellos están disponibles en su canal de YouTube y en la página web que dedica a los comicios.
Los socialistas apuestan por vídeos de ataque directo a su principal oponente, como las relaciones del expresidente Aznar con George Bush o la política de las 65 horas apoyada por los populares europeos.
Por su parte, el Partido Popular utiliza su web, para luego direccionar a su canal de YouTube, para promocionar sus vídeos, donde también se incluyen ataques directos a los socialistas. La guerra política se ha llevado al canal de vídeos.


De hecho, la polémica no sólo ha afectado a los propios partidos, sino que también ha salpicado a Google, propietaria de YouTube, que ha visto como su nombre entraba en la guerra de los vídeos al restringirse el acceso a un vídeo de uno de estos partidos. Como apuntaba en su momento un portavoz del portal, no había habido ningún tipo de censura sino que se había restringido el acceso de forma momentánea tras una denuncia de un usuario.
Vídeos sin polémica
Los vídeos no sólo han entrado en la campaña gracias a los partidos políticos. La propia Eurocámara estimula el voto usando estas armas.
Así, además del tradicional vídeo en varios idiomas en el que se plantean los problemas y asuntos que diariamente se abordan y debaten en esta institución y que se proyecta en cines, televisiones e internet, la Eurocámara ha creado también un mensaje con cierto humor negro para azuzar al votante a acudir a las urnas.
Por el momento, ya ha hallado su eco en la red, algo de esperar teniendo en cuenta el contenido: una europea va a votar… a pesar de que están a punto de acuchillarla.
Otra de las novedades más llamativas para estas elecciones la ha desarrollado la Comisión para animar a los jóvenes a votar. Hace cinco años la participación de las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años rondó el 40%. Por ello, en colaboración con la MTV, se ha creado “Europa, ¿me oyes?”, que aspira a incitar a los jóvenes a hacer oír su voz de cara a los comicios. Para ello, deberán entrar en la página web www.caneuhearme.eu y colgar videos o mensajes para mostrar sus inquietudes o deseos de cara al futuro.

Así pues, en estas elecciones todos los agentes implicados han puesto todas sus fuerzas en explotar al máximo las posibilidades que ofrece Internet de cara a conseguir que los ciudadanos europeos, en general, y los españoles, en particular, participen en los comicios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor