La ley tres avisos francesa vuelve a la Asamblea

Empresas

Tras el fiasco de la votación en Semana Santa, la Administración Sarkozy prueba en una segunda ronda la ley Hadopi, que prevé cortar la red a los usuarios que descarguen contenidos protegidos.

La Administración Sarkozy vuelve a probar suerte: después del fiasco de Semana Santa, cuando el absentismo de los diputados del Gobierno implicó la no aprobación de la ley enfadando al presidente de la República, que tachó a sus políticos de aficcionados, la ley Création et Internet o Hadopi vuelve a intentarlo en la Asamblea Nacional.
“El voto negativo de la Asamblea nacional retrasa la adopción del texto, pero no lo bloquea”,  explicaba entonces uno de los altos cargos de la Asamblea. La fecha para el nuevo intento ya ha llegado: hoy se inicia la segunda ronda de debates para la aprobación final de la medida, que se espera finalice en los primeros días de mayo.
Todo lleva a pensar que esta vez la normativa saldrá aprobada. La ministra de Cultura, Christine Albanel, ha presionado para conseguir el sí definitivo, tomándose el asunto casi como algo personal, y el partido del Gobierno UMP ha trabajado para que todos sus diputados estén presentes en la votación final y no se repita el mismo desliz que en la votación primera.
Vamos a mostrar a los socialistas qué es una mayoría absoluta“, ha asegurado uno de los diputados de UMP, como recoge Le Figaro. Según este diario, el grupo parlamentario ha obligado a la asistencia en ciertos días concretos para que una nueva votación no pille al Gobierno con los pantalones bajados.
En el impass entre una y otra votación, Francia ha reforzado su posición frente a Europa. Si la aprobación de la recomendación del Parlamento Europeo contra el corte de red no pareció importarle, tampoco lo ha hecho la enmienda Bono sobre el mismo asunto. De hecho, el país vecino ha bloqueado el paquete telecom, al no estar de acuerdo en uno de los puntos clave. La normativa europea podría impedir a Francia cortar la red de sus habitantes piratas y la Admimistración Sarkozy no está dispuesta a pasar por esa limitación.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor