Análisis: La nueva cara de Unisys

Empresas

La compañía se aleja de una aproximación centrada en el hardware hacia otra enfocada en soluciones neutrales frente a la plataforma y el sistema operativo.

Unisys ha sido tradicionalmente una compañía que fabrica su propia línea de servidores ‘mainframe’. Sus orígenes se remontan a 1986, cuando se fusionaron las corporaciones Sperry y Burroughs en una operación de 4.800 millones de dólares.

Pero desde hace dos o tres años, el fabricante apuesta por un modelo híbrido en el que combinar esta herencia del ‘mainframe’ con procesadores estándares y sistemas operativos más abiertos.

El primer gran paso en este sentido lo dio a partir de 2006, cuando anunció el diseño de un nuevo sistema capaz de correr de forma simultánea chips Xeon e Itanium de Intel, algo que se materializó posteriormente con el modelo ES7000/One y que suponía el abandono progresivo de sus procesadores CMOS.

Unos meses después, el fabricante reforzaba su colaboración con Intel y con la firma japonesa NEC, con el fin de crear una arquitectura capaz de ejecutar de manera simultánea tanto aplicaciones basadas en Windows y Linux como en sus sistemas operativos ‘mainframe’ MCP y OS2200.

Esta mayor apertura, destinada a la consolidación de sistemas, pretende no sólo responder a las demandas de una arquitectura más dinámica y flexible, sino además proteger la inversión de los clientes que aún utilizan los sistemas ‘mainframe’ ClearPath del fabricante.

Nuevo giro

Pero lo realmente importante en esta transformación es que Unisys se aleja cada vez más de las ‘cajas’ para poder centrase -de forma paulatina-, en una oferta de software y servicios para sus clientes, sin llegar a desvincularse completamente del hardware.

Como parte de este nuevo modelo de negocio, la firma de Pennsylvania acaba de anunciar la disponibilidad de una suite de software de gestión -Unisys Infrastructure Management Suite-, además de nuevos servicios centrados en su experiencia en el centro de datos.

Todos estos cambios encajan en lo que denomina Real Time Infrastructure, una estrategia que permite optimizar y administrar los recursos TI para que respondan a las cambiantes necesidades de cada negocio.

En lugar de enfocarse en piezas o soluciones individuales en el centro de datos, RTI se centra en un ‘pool’ de recursos y en cómo esos recursos deberían utilizarse para responder a las necesidades de los usuarios en cualquier momento.

Y al contrario que otros proveedores como HP y su conocida aproximación Adpative Enterprise -que ofrece también software y servicios para la empresa en tiempo real-, Unisys pretende permanecer neutral en cuanto al sistema operativo y arquitectura de plataforma.

De esta forma, además de su propio software, el proveedor ha optado por incluir las soluciones de distintos fabricantes que mejor encajen con las demandas de sus usuarios finales.

Servicios

Con todo y como ha indicado el propio presidente de Sistemas y Tecnología de Unisys, Rich Marcello, la compañía se está alejando de su aproximación centrada en el hardware hacia una visión centrada en soluciones y servicios.

Así por ejemplo, esta aproximación de servicios pretende ayudar a avanzar en el concepto de virtualización de una forma más sencilla y organizada, mientras su suite de gestión Virtual Orchestration aportará la provisión y herramientas de gestión necesarias para los responsables de Sistemas.


Pero además de la virtualización, la plataforma de gestión de Unisys ofrece soluciones y servicios destinados a otras áreas como recuperación frente a desastres, automatización o migraciones en el CPD.

Con el fin de ayudarse en esta aproximación, la compañía completa su oferta de gestión con la de otros ISV; como ejemplo, Unisys uAdapt -destinado a la reconfiguración automatizada de hardware servidor,- se basa en el software de Scalent Systems.

Sea como fuere, en los últimos tres años Unisys ha sabido transformar su imagen de fabricante de sistemas hardware ‘legacy’ por un proveedor que apuesta por un modelo de negocio enfocado en los servicios, unaapartado que ya representa la mayor parte de sus ingresos.

Transición paulatina

Una de las razones de este cambio responde a que Unisys no puede competir con las mismas armas en un mercado de de volumen -el de servidores x86-, frente a actores tan consolidados como Dell o HP.

Con el fin de tener éxito, la compañía debe cautivar a sus clientes con ofertas pensadas para mercados verticales, como son las entidades de servicios financieros, la Administración o la industria del transporte.

De forma paralela, Unisys ha ido adquiriendo ese halo de ‘proveedor agnóstico’, de manera que pueda completar su oferta para los clientes con soluciones de otros proveedores, que incluye a competidores de hardware, sistemas operativos y aplicaciones.

Pero esta transición, en la que lleva incidiendo un tiempo, requiere un período de adaptación. A la par que migra progresivamente hacia una oferta de servicios y gestión, continúa actualizando su tradicional oferta de hardware.

Así, acaba de anunciar su nuevo servidor ES5000, un sistema ‘blade ‘con mayores opciones de configuración I/O, que se completa con mejoras en la gama ES3000, actualizada con nuevos chips Xeon. Toda una apuesta mixta para adaptarse a los nuevos tiempos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor