La policía de Inglaterra sospecha de una cadena de suicidios relacionada con Internet

Cloud

En los últimos doce meses se han quitado la vida siete jóvenes que no se conocían entre sí pero que se comunicaban a través del sitio de red social Bebo.

La última víctima, Natasha Randall, de 17 años, fue encontrada muerta en su casa de Gales la semana pasada. Otras dos adolescentes que la conocían trataron de suicidarse al día siguiente.

La policía cree que esta última muerte está relacionada de alguna forma con las otras seis que ha habido en estos últimos meses. Desde hace un tiempo se ha creado en el sitio de red social Bebo una especie de “muro del recuerdo” virtual en el que la gente escribe mensajes de condolencia por los jóvenes que se han quitado la vida en Gales. Antes de su muerte, Natasha había puesto también mensajes dedicados a la gente que se había quitado la vida. Uno de ellos, dedicado a un chico de 20 años que fue encontrado muerto en un parque decía: “¡RIP Clarke!¡Voy a echarte de menos! ¡Siempre recordaré los buenos ratos! ¡Te quiero! ¡Yo también!”

Clarke era amigo de otra de las víctimas, de 20 años, que se mató dos días después del funeral de un tercer chico.

vINQulos
The Guardian

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor