La rebelión de los operadores móviles virtuales

Movilidad

No quieren que se les considere “dominantes”. Los operadores móviles virtuales se oponen al proyecto de regulación de la CMT.

Aunque todavía no existe un expediente formal por parte de la CMT, los operadores móviles virtuales de España, uno en activo y cuatro en proyecto, consideran que lo que se baraja puede atentar contra sus intereses, incluso antes de que este sector empiece a funcionar plenamente en España.

El informe de la CMT se refiere en concreto a los nuevos operadores de móviles que tienen red desplegada pero que no tienen espacio radioeléctrico. En este grupo se incluyen: Euskaltel (ya en activo) y compañías como Recable, Telecable, Ono y British Telecom (BT), que empezarán el año próximo.

Fundamentalmente, se quejan por dos aspectos. Primero, no quieren que se les considere “operadores dominantes”, porque aún están empezando y creen que deben disfrutar de los mismos privilegios que tuvieron otros. Además, la CMT no les reconoce el derecho a fijar sobreprecios en la terminación de llamadas, algo muy importante para los operadores que quieren invertir en mejoras de la red. Por ejemplo, Orange y Yoigo cuentan con tarifas específicas superiores a las de Vodafone o Telefónica Móviles, con el objetivo de financiar sus inversiones en la red.

Si la CMT termina considerándoles operadores dominante, estarían en una posición de desventaja respecto a operadores móviles virtuales como Eroski, Carrefour o El Corte Inglés, que mantienen acuerdos de compra de minutos a Telefónica Móviles, Orange y Vodafone para luego revenderlos a través de sus canales de distribución.

En cuanto al sobreprecio por terminación de llamada, estas compañías consideran que sí están invirtiendo mucho dinero en infraestructura, por lo que deberían tener derecho a este 25 por ciento que suele suponer de ingresos este pequeño “privilegio”.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor