La salud de Steve Jobs, ¿es un asunto público o privado?

EmpresasGestión EmpresarialTrabajo

Los reguladores estadounidenses se debaten entre el derecho de los inversores a recibir información relevante sobre Apple y la privacidad del directivo.

El estado de salud de Steve Jobs plantea un panorama inédito para la Securities and Exchange Commission (SEC). Los reguladores pretenden proteger el derecho de los accionistas a recibir información relevante sobre el desempeño de Apple, pero sin violar la privacidad del CEO de la empresa.

La SEC intenta determinar por qué Apple anunció el pasado miércoles 14 que Jobs se tomaría una licencia médica de cinco meses, apenas nueve días después de que el directivo asegurara que sólo necesitaba un tratamiento “relativamente simple” por un problema alimentario.

La intromisión de los reguladores en la salud de un ejecutivo no es frecuente, por lo que este caso podría sentar un precedente. Una especialista en derecho de la Universidad de Notre Dame en Indiana, Lisa Casey, comentó a Bloomberg: “Se están entrometiendo en un área delicada que no es muy usual. La salud es el último bastión de la privacidad”.

Las leyes no explicitan que las compañías deban informar a sus inversores acerca de la salud de sus directivos. Por eso, cada empresa tiene su propia filosofía acerca de la clase de información que difunde.

En el caso de Jobs, la SEC podría solicitar documentos internos de Apple, visitar la empresa o pedir una cronología de los eventos que acontecieron desde el anuncio referente a la salud del CEO.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor