La SGAE, el negocio del siglo

Empresas

La nefasta Sociedad de autores que tiene prohibido por Ley el ánimo de lucro, sería la punta del iceberg de un entramado societario, en la que la mayoría de empresas que lo forman son sociedades limitadas con el ánimo exclusivo de ganar dinero.

Su facturación se obtendría principalmente por servicios a la SGAE y procedería de la recaudación de los derechos de autor, según la Asociación de Internautas.

La SGAE llevaría desde 2003 modificando su estructura y traspasando activos (monetarios y tecnológicos) a sus filiales para convertirlas en lucrativos negocios.

De la sociedad colgarían dos patas: por un lado la Fundación Autor, que como tal fundación no puede tener tampoco ánimo de ganancia o lucro. Y por otro, la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), una sociedad limitada que es el brazo tecnológico de SGAE.

Fundación Autor no puede ganar dinero pero es el único accionista de Iberautor, una sociedad limitada. Ésta a su vez es el principal o único propietario de otras cuatro sociedades limitadas.

Todas ellas se dedican a obtener negocio de actividades relacionadas con la cultura, ya sea con la publicación y distribución de libros, discos y vídeos o con la programación y ejecución de espectáculos.

En resumen, un negocio por todo lo alto cuyo entramado se puede leer en el artículo de referencia y que permitió al holding en 2006 alcanzar los 343 millones de euros de ingresos y subiendo a costa de los usuarios, con la complacencia del Ministerio de Cultura.

¿Hasta cuando señores políticos? De momento la lucha contra el canon continúa y todas las firmas serán pocas

vINQulos
Asociación de Internautas

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor