La telefonía móvil, al servicio de la Humanidad

CloudEmpresasOperadoresRedes

Los investigadores comienzan a ver las posibilidades de los dispositivos inalámbricos, que pueden transmitir imágenes de escáneres electromagnéticos.

A pesar de todos los avances médicos, las dos terceras partes de la población mundial no tiene acceso a tecnologías de la imagen. Esto se traduce en que aproximadamente la mitad de los equipos que se utilizan para realizar diagnósticos médicos no pueden ser utilizados correctamente en los países en desarrollo, bien sea porque faltan técnicos locales, por su falta de formación, o por falta de piezas de repuesto, según denuncia la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los investigadores se están empezando a dar cuenta de la ayuda que la tecnología avanzada de los teléfonos móviles les puede aportar en su trabajo cotidiano. El profesor de Bioingeniería de la Universidad de California, Boris Rubinskys, defiende la idea de conectar los dispositivos inalámbricos de última generación a escáneres electromagnéticos portátiles, con el fin de transmitir las imágenes a centros capacitados. Rubinskys sostiene que se han conseguido los mismos resultados que con una máquina de 10.000 dólares.
El escáner móvil se conecta al teléfono, transmite los datos al ordenador y se consigue generar una imagen que puede ser transferida a un médico o a un hospital que se encuentren lejos del punto donde se están realizando las medidas. De este modo, se reducirían los costes para el diágnóstico a distancia, se llegaría a tiempo de resolver muchos problemas sobre todo en las zonas rurales, y con todo ello incluso, se conseguirá reducir los errores médicos.
Se trata de tan sólo una posible aplicación que las nuevas tecnologías pueden aportar para el bien de la humanidad, y que muestra hoy BusinessWeek.com en un artículo.
Por el ejemplo, el iPhone de Apple está reproduciendo gráficos médicos muy complicados a través del software de Life Record, especialmente electrocardiogramas y escáneres cerebrales. “Desde la liberación del iPhone, nuestro negocio se ha cuadruplicado”, afirma Michael Pike, jefe de software de Life Record. Según la consultora Ambient Insight, el mercado estadounidense de software de aplicaciones médicas ha pasado de mover 111,8 millones de dólares el año pasado a los 276 millones que se esperan para 2011.
 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor