La verdad sobre el estado actual de los SSD

Movilidad

Uno de los motivos principales de la adopción de SSD como disco duro es su en teoría bajo consumo de energía y su buena tasa de transferencia, pero ¿qué pasaría si demostramos que actualmente el consumo de energía no es tan bajo? ¿Nos creeríais si os decimos que dura menos la batería en un portátil con SSD que con disco duro según qué usos?

En la página de Tom’s Hardware han hecho una comparativa sobre el consumo de energía
de los discos SSD. Para ello han hecho uso del “Mobilemark benchmark” para medir el tiempo de autonomía de un portátil Dell Latitude D630. La comparación la han realizado con un disco duro de alto rendimiento de 7.200 rpm y una unidad SSD.

Las diferencias obtenidas en varias pruebas indican diferencias de autonomía a favor del disco duro tradicional. Pero, ¿cómo puede ser ésto? La respuesta es sencilla, los discos duros actuales tienen modos de ahorro de energía bastante desarrollados, consumiendo bastante menos que los SSD que no disponen de ellos. Es decir un disco SSD prácticamente tiene un consumo lineal, menor que un disco duro tradicional en funcionamiento, pero mayor que él en reposo, por tanto en un uso tradicional el disco SSD sale perdiendo.

Estamos hablando de una tecnología que prácticamente acaba de nacer y que con los chips SLC está demostrando su potencial de rendimiento con tasas de transferencia impensables con un disco duro tradicional. Es sólo cuestión de tiempo que se adopten medidas de ahorro energético en ellos para solventar este problema de autonomía, algo que en un ordenador portátil es de suma importancia.

vINQulos:
Tom’s Hardware

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor