Las apuestas electorales, ¿el sondeo más fiable?

Empresas

El 10% del total de apuestas electorales en España para el 20N proceden de países extranjeros.

Xabier Ojer es el responsable de Comunicación de Betfair Iberia, una compañía de apuestas online que opera en diversos países. Admite que el verdadero filón de su compañía son las apuestas deportivas. No obstante una creciente tendencia está dejándose notar en estas fechas; las apuestas electorales.

Se da al usuario la posibilidad de votar por su candidato preferido. Al igual que en las apuestas deportivas, en esta carrera de fondo elegirá al candidato que tenga más posibilidades para llegar a la meta, que no es otra que la Moncloa. También habrá de atender a los apoyos externos del candidato, que pueden impulsar su victoria.

La apuesta exige un pensamiento estratégico y racional. Se deja de lado la ideología para hacer una apuesta segura, que reporte beneficios; en definitiva, una inversión. ¿Es entonces su fiabilidad superior a la de un sondeo al uso?

Para Ojer, hay una diferencia sustancial entre un sondeo y una apuesta electoral. “Cuando alguien pone su dinero le preocupa más”, asegura. Es por tanto un “voto” más práctico, que conlleva un análisis frío y concienzudo del contexto; así, habrá más posibilidades de acertar.

Un sondeo por su parte, es la fotografía de un momento dado. La percepción de lo que ocurrirá en los próximos comicios. Pero en las apuestas electorales los porcentajes  se cambian por cuotas económicas, que según Ojer, son “muy sensibles” a cualquier hecho que afecte a alguno de los candidatos. Un caso de corrupción o unas declaraciones desafortunadas podrían dejarse notar también en las apuestas.

Las apuestas políticas no son algo nuevo. La tendencia se inició en el año 2000 en el mercado anglosajón; hoy en día Reino Unido y EE.UU. siguen siendo los mercados en los que más éxitos cosecha esta modalidad, en parte motivados por la proyección internacional de sus vaivenes políticos. “Es un circo que se vive en todo el mundo”, asegura Ojer.

Por ejemplo, se da la posibilidad de votar por el candidato republicano que se enfrentará a Obama en las próximas elecciones presidenciales. También puede se puede apostar sobre quién será el próximo inquilino de la Casa Blanca, a pesar de que aún queda un largo año por delante. Esta modalidad tiene un volumen de negocio de hasta 820.000 euros.

En el caso de España, a pocos días de que se lleven a cabo las elecciones generales, la posibilidad de apostar por algún candidato ha generado mucho interés. De todas las apuestas online emitidas, un dato sorprendente: el 10% provienen del extranjero.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor