Las causas más habituales de una pérdida de datos [Galería]

Seguridad

El factor humano, las incidencias técnicas y el azar se ciernen en torno a las empresas para provocar catástrofes informativas, en ocasiones irreversibles. Acronis nos cuenta cuáles son los peligros más comunes.

Para ser proactivo en el campo de la seguridad hay que mantenerse informado, en primer lugar, de los males que acechan y que podrían acabar causando desastres irreversibles. La filosofía maternal del más vale prevenir que curar funciona tanto a nivel individual, para combatir enfermedades, como en el entorno corporativo, para garantizar una salud de hierro a la propia empresa en la que se trabaja.

Fuente-Shutterstock_Autor-BruceParrott_perdidadatosSi partimos de la base de que los datos son fundamentales para cualquier compañía, porque son los que en última instancia aportan valor al negocio, es sencillo concluir que esos esfuerzos de protección deberían dirigirse de manera decisiva a los sistemas de almacenamiento. Tanto si se eligen tarjetas y discos, como ordenadores, servidores o la propia nube, hay que implementar políticas de seguridad.

Y hay que hacerlo porque “los desastres son inevitables”, como bien señalan desde la desarrolladora de soluciones de protección Acronis. Hay fenómenos que se nos escapan. “El hardware falla, la gente comete errores y los desastres naturales ocurren”, añaden desde esta compañía, que piensa que “no es cuestión de si una pieza de tecnología va a fallar, sino cuándo” va a hacerlo.

Además de dar la voz de alerta sobre las amenazas e intentar concienciar sobre la necesidad de realizar backups recurrentes, Acronis ha identificado las siete principales causas de pérdida de datos en un whitepaper titulado “8 nobles verdades sobre las copias de seguridad y la recuperación de datos”. Son las mismas siete causas que os mostramos a continuación en forma de imágenes:

PerdidaDatos

Image 1 of 7

Fallos de hardware o software
Hay trucos para prolongar la vida de la tecnología o, más bien, hay formas de darle mejor trato a los recursos que se tiene, lo que al final debería acabar redundando en una estabilidad también mayor. Pero eso no quiere decir que los dispositivos y los programas que corren sobre ellos sean eternos. Los bugs, además, están ahí. Los fabricantes acaban proclamando la obsolescencia del software que desarrollan al cabo de los años, abandonando su soporte, mientras que la vida media de productos como los discos duros está estimada en unos 6 años. Eso sí, desde Acronis apuntan que al menos el 5% de ellos se echa a perder antes y “muere a lo largo del primer año”.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor