Las confesiones de un trabajador de Apple

Empresas

Prohibición de especular, traficantes de drogas, horarios imposibles y clientes irrespetuosos son algunos de los frentes con los que tienen que lidiar los trabajadores de la Apple Store.

Un dependiente de la App Store ha roto su silencio y ha dado pistas sobre el funcionamiento de las tiendas del gigante tecnológico.

Hasta el lanzamiento oficial de dispositivos, la compañía no permite a los trabajadores de sus tiendas hablar de ellos, ni siquiera especular en respuesta a alguna pregunta de los clientes.

El mal comportamiento de los clientes es otro de los factores que tienen que soportar los trabajadores de las tiendas, según ha explicado uno de los trabajadores de la firma en un testimonio a corazón abierto en la prensa estadounidense. En ocasiones cambian el idioma de los dispositivos que están disponibles para el público o contestan a llamadas que se efectúan en la tienda.

Según relata el anónimo trabajador, frecuentan las tiendas personas sin techo que hacen videoconferencias, jóvenes que ponen Death metal a todo volumen o adolescentes que juegan a ser Britney Spears.

Las peticiones de smartphones libres se repiten y en muchas ocasiones se han comprado iPhones con identificaciones y tarjetas de crédito falsas sin que los trabajadores pudieran hacer nada para evitarlo.

La compañía no paga por comisión a sus trabajadores, pero si estos no resultan productivos se someten a reuniones con directivos. En este sentido intenta transmitirse el “credo de Apple” mediante panfletos en los que se leen frases tales como “nuestro objetivo es proporcionar la grandeza tecnológica”, informa Popular Mechanics.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor