Las dudas sobre el futuro de VMware empañan los fuertes resultados trimestrales

CloudEmpresasMercados FinancierosVirtualización

La decepción de los mercados se ha dejado notar en la sesión tras el cierre de Wall Street.

VMware ha presentado los primeros resultados trimestrales tras el anuncio de compra de EMC, compañía a la que pertenece, por parte de Dell.

Los mercados se han fijado más en las previsiones de crecimiento de la firma que en los resultados trimestrales per se. Eso explica la caída del 3,47% en Bolsa tras la publicación de las cuentas.

VMware ha cerrado el tercer trimestre con unos ingresos de 1.670 millones de dólares, un 10% más que hace un año. Los ingresos por licencias generaron 681 millones de dólares, un 7% más que durante el mismo trimestre de 2014. Los beneficios netos han sido de 256 millones de dólares, un aumento interanual del 35%.

La compañía prevé ingresar entre 1.830-1.880 millones de dólares en el cuarto trimestre del año. Los analistas consultados por Reuters esperaban unos ingresos de 1.880 millones de dólares en lo que históricamente suele ser el trimestre más fuerte.

La decepción de los mercados se ha dejado notar en la sesión tras el cierre de Wall Street.

VMware ha dicho que ha visto ralentizar el negocio debido a la especulación sobre su futuro como parte de Dell y debido a la caída del negocio en China, Rusia y Brasil.

Con intención de disipar las dudas sobre este futuro, la compañía de virtualización ha dicho que tanto Dell como EMC están de acuerdo en mantener su negocio de forma independiente. VMware participará además con EMC en el nuevo negocio de servicios cloud Virtustream.

“La estrategia y la misión de VMware no cambian”, ha declarado Pat Gelsinger, CEO de la compañía.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor