Cuando Android se ganó la confianza de las empresas

EmpresasMovilidadOperadoresRedesSO Móviles

Según un informe de Good Technology, el sistema operativo de Google ha comenzado a comerle terreno en la oficina a otra plataforma más consolidada como iOS.

Los números sonríen a Android. No está llegando tan lejos como sus responsables probablemente querrían, ni a una velocidad excesiva, pero este sistema operativo va ganándose la confianza de los usuarios para manejar aplicaciones más allá del consumo de a pie. Y eso es noticia. Android ha comenzado a abrirse hueco en el entorno corporativo, que tradicionalmente se suele asociar con firmas como Microsoft y su combo de Windows, Office más herramientas tipo Internet Explorer, especialmente a nivel de escritorio, y más allá con BlackBerry y su plataforma de mensajería BBM o incluso Apple a través de dispositivos como el iPad.

Justo antes de las vacaciones de verano, entre abril y junio de este año, la plataforma de Google ha incrementado su peso entre los dispositivos que se activan trimestralmente, pasando a acaparar el 32% del total. Quizás este porcentaje aislado no te diga mucho, pero es el resultado de haberle robado 5 puntos directamente a la todopoderosa iOS, de acuerdo con el recuento que entrega el Índice de Movilidad de Good Technology para el Q2 de 2014. Y obviamente, si lo queremos hacer más visual, supone estar presente ya en un tercio de los terminales corporativos. Durante estos tres meses, y los cinco trimestres previos, la cuota de Windows Phone se ha mantenido constante, por lo que Android se despega aún más de la zona baja de la clasificación.

Eso no es todo. En cuanto a la activación de aplicaciones empresariales, la propuesta de soporte de Google y fabricantes asociados como Samsung, Motorola, HTC o Lenovo repite jugada y le quita 4 puntos a iOS para colocarse con un 12% de participación. ¿Las apps más demandadas? Depende del tipo de dispositivo. Si la descarga se hace con un smartphone, lo que más se busca instalar es mensajería instantánea, además de programas para conectarse a documentos y otros de corte más personalizado. En caso de manejar una tableta, el top 3 de aplicaciones predilectas estaría compuesto por software para edición de documentos y, al igual que en los teléfonos, software para acceso a documentos y software customizado que se ajuste a cada negocio.

Eso sí, las aplicaciones móviles que más crecen son las de Business Intelligence y CRM. No en vano estamos hablando de necesidades profesionales a cubrir y ciertas cuestiones, como analizar en tiempo real la ingente cantidad de datos que nos rodea para mejorar la toma de decisiones, constituyen toda una prioridad para cualquier organización. Teniendo en cuenta que a nivel global Android es el software para móviles más utilizado, y que las empresas se están modernizando al fin con la aceptación del fenómeno BYOD (“Brig Your Own Device”) parece que sólo era cuestión de tiempo llegar a este punto en el que los androides verdes campan a sus anchas por oficinas de todo el mundo.

Good Technolgy da a entender que los teléfonos inteligentes gobernados por Android, donde hay variedad de modelos para elegir desde el punto de vista del diseño y del precio, lo están haciendo especialmente bien a la hora de animar su incipiente relación con los hombres y mujeres de negocios. Tres de cada diez dispositivos móviles introducidos en las empresas ya son smartphones Android, identificándose como los gadgets patrocinados por Google que realmente se han ganado el respeto de las corporaciones para atender sus actividades y, asimismo, para dar acceso a su información. Donde más le está costando asentarse es en el segmento de las tabletas. Si nos fijamos únicamente en lo que está ocurriendo a nivel de tablets PC, el 90% serían iPads.

La cuestión de la seguridad y la ausencia de BlackBerry

Hasta ahí los números. Es evidente que se trata de un software rico en aplicaciones y dispositivos. La duda que asalta es si Android ha conseguido sobrepasar de todo la barrera psicológica de la seguridad en las mentes de las compañías. Cabe recordar que esta plataforma es una perita en dulce para los ciberdelincuentes debido a su popularidad, lo que desluce gravemente su atractivo. El año pasado aglutinó el 97% del malware de nueva creación. Mientras, iOS es aupada como la opción móvil más segura frente a casos de spyware. Obviamente el control se puede agudizar con las opciones de configuración y el establecimiento de restricciones dentro de la empresa. ¡Y unas cuantas dosis de educación para los empleados!

En Mountain View ya estarían intentando suavizar las cosas con una reconversión de su sistema operativo. Como sabéis, porque os hemos informado sobre ello con anterioridad, el equipo de ingenieros que dirige Sundar Pichai quiere reforzar las medidas de proteccuón en Android. Entre las soluciones que se barajan se encuentra el establecimiento de un plus de autenticación en ciertas aplicaciones, un mayor peso de la tecnología de cifrado, la posibilidad de guardar datos especialmente importantes en el chip y, como último recurso, la eliminación de contenido de forma remota. Esto sería útil en casos de extravío o robo del dispositivo y se podría hacer también especificando únicamente el borrado de la información corporativa. El nuevo Android L introduce mejoras como la identificación del usuario en combinación con wearables.

Por otra parte, a pesar de que el ascenso de Android a costa de iOS es cierto, debemos señalar que el informe de Good Technology sobre lo sucedido en el entorno empresarial durante los últimos meses del que nos hacemos eco en Silicon News contiene un pero. No incluye a BlackBerry, una plataforma que tira de su propia herramienta BlackBerry Enteprise Server para manejar contenido sensible como los correos electrónicos y que ha metido la cabeza en las más altas esferas, incluyendo Gobiernos de primera línea como el estadounidense o el alemán. Así que queda por ver cuál sería el reparto de fuerzas definitivo de incorporar los datos de uso de BlackBerry en las empresas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor