Las pequeñas empresas aportan el 23% del gasto en semiconductores

Empresas

Desde Gartner advierten del riesgo de depender en las distribuciones de los diez principales compradores, a pesar de que éstos aportan por sí solos el 40% de los ingresos que mueve el mercado de semiconductores.

Un cambio de estrategia. Eso es lo que recomiendan desde Gartner a las compañías encargadas de la venta de semiconductores, ante el peligro que supone ir detrás de grandes marcas que compran mucho, pero que bien podrían dejar a su negocio temblando si deciden rescindir contratos.

“La industria ha visto alguna interrupción bastante significativa en los últimos años”, advierte Masatsune Yamaji, analista principal de Gartner, en referencia a algunos descensos de pedidos vividos en el último lustro, “lo que ha puesto de relieve los riesgos asociados a que los proveedores de semiconductores se centren en un número limitado de grandes clientes, cuando las pequeñas empresas ofrecen un crecimiento altamente rentable y estable”.

En concreto, la consultora para la que trabaja Yamaji distribuye los ingresos del mercado de semiconductores entre un 40% que procede del top 10 y la mayoría, un 60%, que aportan el resto de compañías. En concreto, un 30% de esos ingresos corresponde a las empresas que van del número 11 al 100 y la otra mitad, a las demás.

Aquí hay que tener en cuenta que la etiqueta de comprador de semiconductores se le puede colgar a más de 165.000 organizaciones, por lo que el mercado es más amplio que la lista que muestra la decena de nombres más comunes. Gartner también añade que de estas compañías, las de pequeño tamaño e incluso las startups aportaron el 23% del gasto a lo largo de 2014 para un total de 78.300 millones de dólares.

¿Y dónde se encuentran asentadas? Las empresas de crecimiento más veloz, que aportaron el año pasado 14.900 millones de dólares, son las chinas. Pero la mayoría se localiza en países de la región EMEA, América y Japón. A medida que explote el fenómeno del Internet de las Cosas, se espera que su presencia vaya en aumento.

Eso sí, “antes de lanzarse”, puntualiza Yamaji, “los vendedores de semiconductores también necesitan ser conscientes de los riesgos asociados con el mercado de la pequeña empresa, que es propenso a la contracción cuando la macroeconomía se debilita. Los ingresos también puede reducirse aún más rápido que con los grandes clientes en muchos casos, así que es importante ser conscientes de los niveles de riesgo respecto a cualquier disminución de ingresos”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor