Las SSDs no serán rentables en los portátiles hasta dentro de dos años

Empresas
0 0 No hay comentarios

Aunque muchos están convencidos de que las unidades de almacenamiento en estado sólido sustituirán un día a los discos duros tradicionales, la relación coste-beneficio que hoy por hoy existe en el uso de estas memorias para los ordenadores de consumo es deficitaria.

Las SSDs son más ligeras, más rápidas, más duraderas y consumen menos energía. Pero también son mucho más caras y no merecen la pena, sobre todo cuando se utilizan en los sistemas de sobremesa o portátiles.

“Hay muchos problemas con las unidades SSD –explica Avi Cohen, analista de Avian Securities LLC-. No hay razón para pagar de 600 a 800 dólares extra (un 40-80 por ciento más) por ellas”.

Y no es el único que opina así. Las SSD para consumo utilizan memoria flash NAND de celda multinivel (MLC), con mayor capacidad y algo más baratas, pero adolecen de un I/O más lento y una velocidad de escritura/lectura diez veces menor. Las SSD para empresas utilizan celdas de único nivel (SLC) y múltiples canales que incrementan la transferencia de datos y un software de nivelación que asegura la distribución continua de los datos en la unidad en vez de llevarlos de un grupo de celdas a otro. Y, aunque algunas SSD de consumo empiezan ya a incorporar estas últimas características para mejorar el rendimiento, quedan aún unos años para que la relación coste-capacidad sea atractiva.

El plazo que dan los analistas, e incluso algunos fabricantes (como Fujitsu, que no las produce todavía), es de dos años. Y eso, en tecnología, es mucho tiempo.

vINQulos
Computerworld

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor