Las tecnologías que conforman nuestro futuro en IBM Edge 2013

CloudMovilidadProveedor de ServiciosProyectosSoftware

La primera jornada de IBM Edge se centró en las tecnologías que ayudan a generar y ahorrar dinero, la segunda en las tecnologías que están cambiando el futuro.

IBM Edge 2013 sigue adelante y durante la segunda jornada, titulada ‘Technologies Saphing Our Future’, la compañía ha mostrado cómo afectan las tecnologías en el mundo real. A través de conceptos como Smarter Planet, Smarter Computing y Smarter Cities, IBM ha demostrado cómo está ayudando a sus clientes a anticiparse al futuro.

No cabe duda de que nuestro planeta es cada vez más inteligente, se trata de un mundo lleno de sensores, el machine-to-machine, con millones de usuarios generando miles de millones de datos, cuyo uso puede ser muy rentable. Claro que no sólo se trata de lanzar este mensaje, por todos conocidos, sino de ser conscientes de la posición estratégica de IBM en este Smarter Planet.

Las cifras, desde luego, son impresionantes: más de 3.000 investigadores, 100 laboratorios de software, 6.000 millones de dólares de inversión anual en I+D y más de 65.000 patentes. A esto hay que añadirle los 1.000 millones de dólares que IBM está invirtiendo en la tecnología Flash, los 800 millones en eX5 o los 2.000 millones en PureSystems. IBM, además, ha gastado más de 10.000 millones de dólares en la compra de más de 20 empresas desde 2010 decicadas al desarrollo de aplicaciones móviles, cloud Computing, analítica, etc.

“Este liderazgo ha sido reconocido por la industria”, decía IBM, señalando los reconocimientos de Forrester, Gartner o IDC, algunas de las consultoras más importantes del mundo. Después se echó mano de una encuesta que señala que para el 71% de los CEOs, la tecnología es el elemento más importante de su empresa, por delante de los costes. Claro que IBM tiene la clave, porque su tecnología ahorra costes.

Los dos ejemplos fueron la empresa Kroger, capaz de multiplicar por diez el rendimiento de su base de datos gracias a la tecnología Flash de IBM, y Sprint, que había mejorado 45 veces el acceso a los datos utilizando tecnología del Gigante Azul.

“El mundo está cambiando y es el momento de empezar un nuevo recorrido”, decía IBM, que demostró cómo una compañía puede liderar ese cambio. El ejemplo en este caso fue el de WellPoint, uno de los mayores proveedores de servicios de salud de Estados Unidos, que contó cómo ser capaz de secuenciar el ADN de un paciente le salvó la vida y cómo Watson, el sistema informático de inteligencia artificial desarrollado por IBM, ha ayudado a romper una tendencia que pintaba un negro futuro: los ingresos familiares se han incrementado un 17% en la última década, pero los costes de la salud se han multiplicado por dos; la información médica se duplica cada cinco años, y los profesionales sanitarios se ven superados por una situación que les impide conocer el procedimiento a seguir sin pruebas que requieren tiempo y dinero. Watson y la Congnitive Computing ha mejorado la atención al paciente un 55% y para finales de este año el 50% de los sanitarios de WellPoint estarán utilizando el sistema.

Analizar el Big Data para mejorar la seguridad

Tras el Smarter Planet tocaba hablar de Ciberseguridad y del hecho de que desde hace unos años Estados Unidos es consciente de que se están poniendo a prueba las infraestructuras críticas del país y se recordaron los 45 millones de dólares robados a bancos hace unos meses. El tipo de ataques cambia y si hasta hace unos años el reto era la protección del perímetro, esto se ha demostrado que esto es inadecuado.

“El arma más importante es el análisis en tiempo real”, es decir, el análisis del Big Data, en el que IBM es experta que permita mejorar la seguridad en general, sin olvidarnos de la seguridad móvil o de la seguridad cloud. Se trata, en definitiva, de la “Seguridad Inteligente a través de la innovación”, una vez más, Smarter computing.

El apartado de Smarter Cities corrió a cargo de David Becker, de Pew Charitable Trusts, una organización sin ánimo de lucro y no gubernamental que busca mejorar las políticas públicas y que explicó cómo la tecnología puede hacer que las elecciones sean más sencillas y efectivas.

Los datos ofrecidos por Becker a partir de una investigación no dejan de sorprender, sobre todo si se tiene en cuenta que cada vez que hay elecciones se pierden 1,2 millones de votos porque actualmente hay 24 millones de registros no actualizados en el país. “No se trata de un problema político, sino de un problema tecnológico”, aseguraba Becker para después explicar que IBM se comprometió a encontrar una solución para el problema del registro de votantes y que tenía que ser automatizado y que fue capaz de reducir un 97% los costes de registros de votantes. Una vez más la tecnología aplicada a la vida diaria.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor