Las tecnológicas echan un pulso a la censura informativa en Egipto

CensuraEmpresasRegulación

Google, Twitter y SayNow desarrollan en un fin de semana “speak2tweet”, una aplicación para poder enviar “tweets” por teléfono sin necesidad de conexión a internet.

Cuando el régimen de Mubarak decretó el apagón informativo de Egipto, tratando de desconectar a los ciudadanos entre sí, y del resto del mundo, poco podría sospechar que su decisión sería contraproducente y que tantos apoyos del exterior acudirían al rescate de su población.

La indignación en la comunidad internacional ante este bloqueo ha motivado que varias de las empresas tecnológicas más importantes del mundo se pongan manos a la obra para sacar a los egipcios de la ceguera y sordera informativas a la que han sido condenados. La última en poner su granito de arena ha sido Google, que ha revelado a través de su blog la creación de una aplicación bautizada como “speak2tweet” y que, básicamente, funciona como su nombre indica. Los usuarios que no tengan conexión a internet pero quieran dar cuenta de lo que está ocurriendo en El Cairo a través de Twitter, sólo tienen que llamar por teléfono a uno de los dos números que Google ha facilitado (+390662207294 y +97316199855) para dejar constancia oral de su mensaje. El servicio convertirá instantáneamente su “tweet oral” en uno escrito y lo publicará con el tag #egypt sin que el usuario necesite disponer de conexión a internet. La aplicación es el resultado de un fin de semana de trabajo intensivo y colaborativo entre ingenieros de Twitter, Google y SayNow, la compañía que Google adquirió hace apenas una semana.

Pero estas compañías no son las únicas que luchan contra la censura de la red. Desde que las autoridades egipcias ordenaran “apagar” internet, han sido varias las reacciones de ayuda y soporte que han llegado desde el extranjero para salvaguardar y defender el derecho a la información, un “derecho humano” según Neelie Kroes, responsable de la Agenda Digital Europea, que ha defendido a través de su Twitter la necesidad de prevalencia de este derecho sin importar el país donde se viva.

Ante la caída de internet, lo primero que se observó fue que no estaba bloqueada la navegación sino el servicio de DNS. La solución recomendada fue entonces navegar escribiendo el código numérico de los dominios en lugar de su nombre (por ejemplo, 74.125.230.82 en lugar de Google).

Mientras tanto, France Télécom y Vodafone aseguraron que el régimen egipcio no había bloqueado sus servicios, pese a tener capacidad técnica para ello, por lo que optaron por restablecer el sistema de comunicaciones por móvil desafiando la norma oficial. El apoyo cada vez más palpable de las fuerzas militares a las demandas populares podría complicar el mantenimiento de la restricción informativa que todavía pesa sobre el país árabe.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor